miércoles, 9 de agosto de 2017

La Resurrección de Whitney Houston

Una vida no se apaga cuando el alma abandona al cuerpo. Hace falta una mezcla de olvido y otra de grandes novedades para que el mundo pueda pasar por alto la existencia de La Voz. Y como no ha surgido una voz que pueda superarle, Whitney Houston sigue siendo la mejor cantante de todos los tiempos. Hoy asistimos a su resurrección.
Nacida el 9 de agosto de 1963 en New Jersey, Whitney Houston debutó en el mundo musical en el año 1985 con un álbum homónimo. Participó en 4 filmes, vendió 200 millones de álbumes en todo el mundo, y posee el record guiness a la artista más galardonada de todos los tiempos, con un total de 422 premios.
Sé que muchos dirán “pero se drogaba”, “el marido le golpeaba”, “dio un mal ejemplo a su hija”, y todo eso es verdad. Pero su legado no está en discusión, ella ha sido la inspiración para millones en todo el mundo y es difícil encontrar a una cantante del pop o el R&B que no le tenga como una influencia.
Su manera de cantar, la profundidad con que interpretaba cada canción, esa voz tan potente pero a la vez tan dulce… La conocí cuando sólo tenía 10 años y nunca pude olvidarla. Siempre estaba al tanto de su vida y obra, de cada disco o single que salía al mercado, porque ella fue definitivamente “La Voz” y la letra de sus canciones tocaban el alma de cada ser humano que quería ver lo positivo de la vida y la forma de rebasar una crisis o enfrentar el dolor.
Whitney Houston no era ni comunista ni socialista, era miembro del Partido Republicano y apoyó a Ronald Reagan y a los Bush (padre e hijo). Realizó varios conciertos en apoyo a las tropas militares que los Estados Unidos tenían en el Medio Oriente. Su voz nuevamente sirvió de aliento a todos aquellos que luchaban contra los terroristas islámicos después del atentado a las Torres Gemelas. Nadie como ella para cantar "The Star Spangled Banner".  
Whitney nos mostraba  la forma en que se puede salir hacia adelante: esforzándose y dando lo mejor de sí mismo.
Hoy cumplió 54 años. Asistimos todos a esta resurrección, que sólo una voz incomparable, puede hacer posible.

 



No hay comentarios:

Publicar un comentario