martes, 10 de enero de 2017

El striptease ideológico de Meryl Streep



Excelente artículo este del sicólogo Ramón Colás sobre la hipocresía de los izquierdistas y la actuación de Meryl Streep en los Premios Globos de Oro, donde aprovechó su momento para atacar injustamente a Donald Trump.
Meryl Streep forma parte de los artistas corruptos y antiamericanos que apoyaron a Hillary Clinton.
Coincido con Trumpen cuando dice que "Meryl Streep es uan de las actrices más sobrevaloradas de Hollywood". Mejores actrices que ella se han muerto sin ganar un Oscar. Si no le gusta el nuevo gobierno de los Estados Unidos que se vaya a otro país.

El striptease ideológico de Meryl Streep 
Hollywood es una industria poderosa y también sus estrellas. Ese ambiente de imágenes, cámaras, luces, guiones y actores ha recreado la vida real a su manera. Lo hacen muy bien para, dentro de otras cosas, ganar suficiente dinero, entretener y vivir, después de todo, en una burbuja diferente a la del hombre común. Desde esas alturas les resulta muy fácil criticar, querer cambiar el mundo sin disparar guisantes, eliminar la pobreza con dinero de otro pero, nunca el suyo y ser abanderados de la igualdad social.
Anoche, Meryl Streep, cautivaba el silencio de los asistentes a los Premios Golden Globes con un discurso estructurado de antemano. Lo hizo como saben hacerlo aquellos que reprenden desde las antípodas de las ideologías y sobre asuntos en que la Academia se inclina (o inclinará) siempre en contra.
Su crítica al presidente Trump tenía la tirria de los perdedores o de esos extravagantes personajes de papel (como los que interpreta) que predican la igualdad social desde sus cómodas moradas y se niegan a ofrecer prebendas al desposeído. De aquellos, que desde la gloria y la fama, aprovechan los podios para intentar restarles valor a los demás. Llegué a pensar, a medida que la Streep hablaba, que tomaba por tontos a los que el 8 de noviembre dieron su voto a Donald Trump. Yo lo traducía, más o menos, así: miren lo que han hecho, cuán equivocado están, malos ciudadanos, por su culpa, por su culpa… por su gran culpa.
Los izquierdistas intentan dominar el patrimonio de la verdad. La razón la han hecho suya y los valores también. Quien no esté bajo la sombra de su credo no merece vivir y, si al menos la vida se conserva, debería estar sometida a la voluntad de los que piensan como ellos. Y es ahí donde se pierden esos intelectuales gramcistas de América porque saben poco de historia. Y sobre todas las cosas, desconocen el dolor de quienes han vivido en esas sociedades que desean construir.
Lo positivo de sus palabras fue que nos advirtió que Donald Trump es un ser humano porque imperfecto es.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada