martes, 1 de noviembre de 2016

Diálogo entre gobierno y oposición en Venezuela

Cuando ya el pueblo venezolano estaba  a punto de conseguir su libertad, una traición puso a un lado los gritos que exigían el cese del hambre y la opresión. Cada vez que el chavismo ha tenidio la soga al cuello aparece la voz salvadora del “diálogo”.
El diálogo sólo aparece cuando el barco del comunismo venezolano hace aguas. El comunismo en Latinoamérica está en jaque y no quiere perder la última pieza de importancia que le queda: Venezuela.
No son pocos los que piensan que Venezuela toda ya ha sidos ecuestrada por los hermanos Castro. Y es que los métodos que aplica la dictadura de Nicolás Maduro son los mismos: encarcelamiento de los opositores, torturas en las prisiones, confiscaciones, creación de colectivos o brigadas de respuesta rápidas para confundir y atemorizar a los inconformes.
Pero desgraciadamente algunos sectores de la oposición venezolana también han sido secuestrados por el régimen castrista. Y repasemos la actuación de los principales voceros de la MUD.
Torrealba dice que la salida debe ser pacífica, se sentó a dialogar con unas condiciones que jamás le fueron dadas y se dio la mano con el dictador. Hay una gran contradicción en el discurso de Chuo. Lo mismo ocurre con Ramos Allup, que en público se hace el tipo más duro, el que saldrá de Maduro en 6 meses pero al final termina acatando pasivamente todas las sentencias del ilegítimo Tribunal Supremo.
Ciertamente hay que darle razón a María Corina Machado cuando dice que la Asamblea Nacional está inutilizada, porque de allí no ha salido nada que beneficie al pueblo y las disposiciones emanadas son bloqueadas todo el tiempo.
En otras latitudes cuando un régimen dictatorial pretende ahogar al pueblo, la oposición se erige en verdadero representante del pueblo y comanda la lucha hasta conseguir el derrocamiento del opresor.
En Venezuela ocurre lo contrario, la oposición sale a socorrer al tirano con un diálogo que no rendirá fruto alguno. Justo cuando el pueblo se aprestaba  a sacar por la fuerza a Maduro del Palacio de Miraflores el próximo 3 de noviembre llegó el fantoche de Henry Falcón a fotografiarse en el show diseñado por el Vaticano y Raúl Castro.
Ni siquiera saben ser originales. Tal y como ocurre en Cuba, la “oposición” y la prensa internacional, s eocnforman con la liberación de un puñado de presos políticos, gente que nunca debió haber estado allí. Pero con eso se conforman y hasta ven en ello “un gesto positivo del gobierno de Maduro”.
Pero con “gestos” no es que se sale de una dictadura. Con “gestos” lo único que se logra es prolongar la agonía de un pueblo. A esta hora Raúl Castro y su Papa socialista deben estar celebrando la salvación de Nicolás Maduro.
Únicamente quedan libres de pecado los Partidos "Voluntad Popular" y “Vente Venezuela”. Todos los demás han pactado con el régimen de la Habana. Después de lo visto quién se atreve a dudarlo?

No hay comentarios:

Publicar un comentario