miércoles, 30 de noviembre de 2016

Éxodo Masivo de la UNPACU hacia Base Naval de Guántanamo


Liderazgo. Un buen liderazgo es lo que necesita ahora la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) para frenar el éxodo masivo de sus miembros hacia la Base Naval de Guantánamo.
En un video que dura poco menos de 1 minuto se muestra a un grupo de opositores, todos ellos miembros de la UNPACU, que abandonan el país en una lancha rústica. Se les ve muy emocionados, la vulgaridad se les sale por los poros. Que gente tan chusma!
Pero esta no es la primera vez que algo así ocurre. Tras el desastre que ha representado esa cueva de espías que es la Embajada de los Estados Unidos en la Habana, y muy especialmente su Departamento de Refugiados Políticos, los opositores de la UNPACU han buscado alternativas muy exitosas para llegar a USA. En agosto del 2016 Miguel Ángel Cañete Blanco, Emilio Villalba y Yordanis Pérez Martínez se cansaron de presentar sus casos y de recibir la misma negativa por parte de funcionarios norteamericanos. Se montaron en una lancha y partieron hacia la Base Naval de Guantánamo.
El famoso viaje del video que anda circulando por las redes ocurrió en este mismo mes de noviembre. Y quiero mostrar a mis lectores algunas de las perlas que fueron acogidas por el gobierno de Barack Obama en este nuevo programa de “Refugiados Lancheros”.
Comienzo por Ricardo Guzmán Calzado, alias “mosquito”, quien cumplió prisión por los delitos de Robo Con Fuerza y Hurto”. Este tipo parece que cojea por la mano. Otros que se montaron en la nave del desespero ese día luminoso de noviembre fueron: Juan Antonio Fernández Pérez (denegado por el Dpto de Refugiados Políticos), Arnold Hernández, Raudel Rubio y Roberto Calderín.
Ya sé que mis lectores me reclaman mucha objetividad en mis escritos, y que ésta no sólo sea  “a veces”, pero es que sólo a veces uno puede contar con la opinión especializada del líder de la UNPACU José Daniel Ferrer García. Llevo días buscándolo por Facebook para que me responda algunas preguntas relacionadas con este éxodo masivo, pero el Sr. Ferrer no quiere hablar. Desde la semana pasada estamos él y yo, discutiendo amenamente por el chat privado de Facebook..... Nada más hice tocarle la tecla y desapareció.
Al final de todo se hace evidente que el discurso de Ferrer sobre la necesidad de permanecer en Cuba y luchar desde aquí no ha calado muy hondo en sus activistas. Dirán ellos que si las dos o tres familias sagradas de la UNPACU no paran de viajar por qué la plebe no puede optar por hacer lo mismo.
Créanme que no quisiera tener que escribir estas líneas, porque me causa dolor este desastre en el que se ha convertido hoy parte de la oposición cubana, de la cual yo formo parte. Pero hay que seguir tocando campanas.
 Le tocará a Donald Trump parar el relajo que hay por la Base Naval de Guantánamo, porque dentro unos meses se le puede formar un hormiguero.




No hay comentarios:

Publicar un comentario