miércoles, 23 de noviembre de 2016

El juicio que decide tu vida


A mis lectores. Como saben mañana se celebra un juicio que posiblemente defina mi vida. En él van todas mis luchas hacia el fin del odio y la discriminación en mi propio país.
Después del día de mañana vendrán días de silencio para mí o de inquietantes victorias.
Aquí les dejo algo que he escrito especialmente para la gente que me sigue. 



Nuestras vidas están bajo un mandato de Dios.
Todos cometemos errores y todos nos creemos capaces de sortear todo tipo de obstáculos. Mas cuando las trabas están ante nosotros estalla el miedo, carecen los recuerdos y la hidalguía. Comienza un fuerte dolor en el pecho, en los hombros, algo así como un golpe en el estómago que nos susurra algo que no queremos oir: la voz de la derrota.
La voz de la derrota siempre ha estado ahí. Siguiéndonos a cada paso que vamos, burlándose de nuestros entrenamientos, de nuestra fe en el desarrollo de nuestras facultades.
La voz de la derrota es seguida entonces por un impulso instintivo de echarnos hacia atrás, de regresar, de huir sin pudor a cualquier lugar.. Tú no serás capaz, te decían algunos, quizás otros se burlaban de ti en la escuela por un gesto tuyo "original", quizás tú fuiste víctima del abrir y cerrar de ojos mientras alguien pisoteaba una y otra vez tu nombre.
Y en cada una de esas situaciones el impulso para huir estuvo presente. Pero no hoy. Estás a punto de conquistar el respeto a costa de tu propia vida. Esta vez cada látigo a tu estómago será premiado con la justicia que emana de tus propias actitudes y del haberte aferrado a un sueño largamente contenido.
Hoy no habrá un segundo más para pensar qué dejaste atrás o si pudiste haberle dedicado unas horas más al entrenamiento crudo, hoy viniste a ser respetado tal cual eres, sin descalificaciones y dispuesto a plantear la pelea para que nadie quiera echarle sombra a tu talento.
Hoy se decide tu vida y te decidirás por fin a saltar con la mayor rapidez posible ese muro que te separa de la derrota.
Serás capaz de defender con tu vida cada injusticia, cada mentira que te separa de lo que amas. Hoy.. tú mismo te dejarás pasar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario