miércoles, 19 de octubre de 2016

¿Dónde está Venezuela?

Las noticias que llegan desde Venezuela son muy alarmantes. Ya sabiamos que no había un Estado de Derecho, ahora se confirma que no habrá Revocatorio este año, después que el Tribunal Supremo de Justicia ratificó el 20 % de firmas por cada Estado.
Antes de que se dictara la Sentencia No. 147 existía una mínima esperanza de salir del desastre este año. Ahora sólo le queda al pueblo venezolano una alternativa: salir a las calles y quedarse allí hasta que caiga el régimen de Nicolás Maduro.
Sería muy ingenuo pensar que la oposición podrá saltar todas las trabas que le pondrá el oficialismo los días 26, 27 y 28 de octubre. Y todavía Capriles sigue confiando ciegamente en la opción electoral. Él y otros del Partido Primero Justicia han olvidado que no es lo mismo la elección de diputados a la Asamblea Nacional que revocar a un dictador.
Déjenme explicarles: cuando la oposición obtuvo el triunfo en las elecciones legislativas del año 2015, ya Maduro sabía que podía bloquear cualquier iniciativa legislativa con el Tribunal Supremo. En cambio es improbable que el dictador vaya a permitir por las buenas que se le revoque.
Pero, ¿por qué hemos llegado a esta situación? Simplemente porque la dirigencia de la MUD no ha sabido hacer valer la mayoría que tienen en la Asamblea y en el pueblo. Tampoco han sabido guiar a las masas hacia el verdadero objetivo que es la libertad de Venezuela. Tal pareciera que quien tiene un 80 % de desaprobación es el señor Henry Ramos Allup.
Una marcha de un millón desperdiciada inútilmente con gritos y pancartas, una Asamblea Nacional que permite a un Tribunal sin legitimidad la invasión de sus amplios poderes: este es el patético cuadro que vive hoy Venezuela.
Desafortunadamente el cuadro no va a cambiar en los próximos meses, todo lo contrario. Cada día que pasa el régimen sigue encarcelando a opositores y cercenando libertades. Venezuela está a la espera de una explosión social que no llega y de un líder que sea capaz de aglutinar a millones y llevarlos a las puertas de Miraflores a exigir la renuncia del hambre y la opresión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada