jueves, 8 de septiembre de 2016

Imágenes de opositoras desnudas en la vía pública dejan sin argumentos a Raúl Castro

Uno de los métodos empleados por la Policía Política en Cuba es desnudar a los opositores en plena vía pública. En estos casos el pudor sirve como arma perfecta para avergonzar y abortar así las actividades planificadas por defensores de los Derechos Humanos.
Ayer a eso de las 11:00 p.m. estaba en cama, ya dispuesto a dormir, cuando una llamada telefónica interrumpió mi tranquilidad. Eran activistas del Arco Progresista que estaban siendo reprimidos. La Policía Política impedía que los opositores llegaran a la Iglesia del Cobre para participar en los festejos que cada 8 de septiembre se realizan en el poblado.
María Mercedes Benítez Rodríguez, Vismaika Amelo Jardínez y Doraosa Correoso Poso fueron detenidas arbitrariamente, golpeadas y por último les quitaron los pullover que llevaban puesto de la Campaña “Otro 18” y las dejaron semidesnudas en plena vía pública.
Durante todo el día de hoy he llamado a las autoridades del gobierno, personándome además en la Oficina del Partido Comunista pero ninguna de las autoridades ha podido argumentar o defender lo sucedido.
Además de las tres opositoras ya mencionadas se encontraban Manuel Sardiña Sañu y Reynaldo Barrientos.
Quienes roban, quienes desnudan, quienes golpean a otros que tienen el valor y la dignidad de representar a un pueblo oprimido, tienen que saber la gravedad y trascendencia de cada una de sus acciones.
Por eso siempre insisto a todos los líderes y activistas que denuncien ante las Instituciones Gubernamentales cada violación que cometan no solo los oficiales de la Policía Política, sino también la complicidad de jueces y fiscales. Es muy importante que conservemos cada comprobante de la denuncia que formulemos y los Certificados Médicos de las lesiones causadas, porque cuando llegue por fin la dmeocracia a nuestro país y exista un verdadero Estado de Derecho, toda esta gentuza, todos estos hampones y hamponas van a tener que responder a la justicia.
Pero para que ello suceda tendremos que probar nuestro dicho, y justo esos documentos a los que antes hice referencia, serán la base de esas futuras demandas.

 

1 comentario:

  1. No me interesa nadie que pertenezca a ese partido que está dispuesto a trabajar con el régimen castrista.

    ResponderEliminar