viernes, 5 de agosto de 2016

Guillermo Fariñas y activistas de la UNPACU en estado crítico

Lino Rodríguez Mendoza en la Sala del Hospital
Hoy quiero hablarles de una lucha sostenida, de una búsqueda de justicia y reparación económica. Hoy quiero hablarles de los nueve opositores que mantienen una huelga  de hambre en las regiones central y oriental de la isla.
He visto los comentarios despectivos que se han hecho en las redes sociales contra Guillermo Fariñas, Carlos Amel Oliva y Lino Rodríguez Mendoza. Y es cierto que todos tienen derecho a opinar pero estoy convencido que nadie puede cuestionar los recursos que empleen los defensores de Derechos Humanos cuando el sistema legal de su país les ha fallado.
Carlos Amel Oliva, líder juvenil de la Unión Patriótica de Cuba, inició la huelga de hambre hace ya 24 días, reclamando tres laptop, 2 móviles y 400 dólares que la Policía Política le ocupó sin justa causa.
En un primer momento Amel realizó las reclamaciones pertinentes a las autoridades sin obtener respuesta. Teniendo en cuenta que su padre Carlos Oliva Rivery también había sido despojado de propiedades sin que la Fiscalía actuara conforme a las leyes, optó por presionar al régimen castrista mediante un método de lucha no violento.
Más de 20 activistas de la UNPACU de Santiago de Cuba y la Habana secundaron esta huelga de hambre. Pero no todas las personas tienen la fuerza para someterse a fuertes dólores de cabeza, vómitos de sangre, y mucho menos a la muerte.
Hoy se mantienen aferrados a la idea de alcanzar justicia 9 opositores cubanos, 4 de ellos en estado crítico: Guillermo Fariñas, Carlos Amel Oliva, Lázaro Curbelo y Lino Rodríguez Mendoza.
Precisamente esta tarde pude hablar con uno de ellos en la Sala 4 E del Hospital Clínico Quirúrgico. Lino Rodríguez Mendoza respondió a todas mis preguntas como un líder político avezado.
Lino ha perdido mucho peso después de 11 días en huelga de hambre. De seguro que no ha escuchado los comentarios negativos en las redes sociales y tampoco pondría reparo en ellos. Él es de las personas más solidarias que usted pueda conocer. Sabe lo que dice y defiende su criterio y elección.
Por eso me despido hoy con la estatura moral de gente que lucha, por lograr nuevos espacios y una victoria que le devuelva algo más que una paz de los siervos. Quiero despedirme con gente que no tolera más despojos en nombre de la ley.

No hay comentarios:

Publicar un comentario