viernes, 19 de agosto de 2016

CARTA ABIERTA AL MINISTRO DEL INTERIOR


Esta Carta la publiqué hace unos 5 años en el sitio de Miscelaneas de Cuba. Denunciaba el hostigamiento de un Mayor del Ministerio del Interior contra los integrantes de Concilio Cubano en Santiago de Cuba.
El Mayor Carlos Saumel Martínez y su esposa eran los líderes de actos de repudio en contra de mi persona y demás defensores de Derechos Humanos que cada domingo íbamos a la Iglesia Santa Teresita, para pedir por todos los presos políticos. Cada domingo este Señor nos insultaba y hasta participaba de golpizas que ordenaba la Policía Política. Uno de nuestros hermanos ya en el exilio, Obel Luis Ramos Acosta puede dar fe de ello.
En su momento presenté varias denuncias en la 3ra Estación de la Policía de Santiago de Cuba por los delitos que cometió el represor.
Pues ahora Carlos Saumel y su esposa se encuentran en Ecuador listos para viajar hacia los Estados Unidos amparándose en el relajo de los cubanos varados en Colombia y Ecuador, esta nueva especie de “refugiados” que no son más que un poderoso ejército dirigido por Raúl Castro para minar la Seguridad Nacional de los Estados Unidos.
Saumel y su esposa viajan de Cuba a Ecuador con una facilidad que impresiona y hasta sigue conservando su trabajo en el Gobierno (Poder Popular) donde maneja hasta un auto por el cargo que ocupa.
A continuación reproduzco la Carta Abierta que dirigí al Ministro del Interior.


CARTA ABIERTA AL MINISTRO DEL INTERIOR
Lic. Ernesto Antonio Vera Rodríguez
Abogado independiente. Director General del CEEDPA “José Ignacio García Hamilton” y Gestor de Concilio Cubano para las provincias orientales
(www.miscelaneasdecuba.net).- Santiago de Cuba, 2 de mayo del 2011.

Abelardo Colomé Ibarra. Ministro del Interior.

Por este medio, el que suscribe Lic. Ernesto Antonio Vera Rodríguez, abogado independiente; vecino de Enramadas #1255 entre 6 y 7 Reparto Santa Bárbara, Santiago de Cuba; vengo por medio del presente escrito a poner en su conocimiento que el 1ro de mayo, la tranquilidad de mi casa y de la residencia de la Sra. Siria Acosta Deler y del Sr. Obel Luis Ramos Acosta se vieron seriamente afectadas por la alharaca formada por el Mayor del MININT Carlos Saumel Martínez, 2do Jefe del Taller de Transporte de la provincia, quien reside en Calle 6 esquina Enramadas, Reparto Santa Bárbara, Santiago de Cuba.  Sin motivo alguno este oficial intentó irrumpir en las viviendas en búsqueda de un teléfono móvil, que no le pertenece.

Según Carlos Saumel este teléfono móvil había servido para tomar fotos a unos agentes de la Policía Política en el momento que éstos detenían. El opositor detenido es quien suscribe esta queja. No cometí delito alguno, estaba en la puerta de mi casa cuando fui introducido a la fuerza. La mayor prueba de mi inocencia es que fui liberado horas después. Se trata de una detención arbitraria más, de esas que acostumbra a ejecutar este gobierno violando así sus propias leyes y lo que establece la Ley de Procedimiento Penal en sus artículos 241, 242 y 243.

Ciertamente el teléfono tan popularmente buscado es de mi propiedad y con él se tomaron fotos que servirán como evidencia ante la comunidad internacional del abuso del que fui víctima. Pero esto no constituye delito, cualquier persona en este país tiene derecho a tomar las fotos que le vengan en gana siempre y cuando no afecten ostensiblemente la moral o la privacidad del fotografiado, algo que no ocurrió en este caso. Las ansias, la euforia, el deseo incontenible de querer encontrar un teléfono móvil está precisamente en el conocimiento pleno de que se cometió una violación, y como todo aquel que se sabe culpable trata de que no queden huellas de su crimen.

El Mayor del MININT Carlos Saumel profirió amenazas contra mi persona y los demás compañeros que me visitan, prometiendo golpizas tal y como si fuese uno de aquellos esbirros de la dictadura de Fulgencio Batista y Gerardo Machado. Las interrogantes que ahora me asaltan son ¿quién ha autorizado a este Sr. Saumel a golpear? ¿Alguien le ha otorgado impunidad para que violente la legalidad? Y la última interrogante ¿Quién le teme a sus amenazas? Mis compañeros y yo somos patriotas que valientemente desafiamos las leyes del tiempo luchando por la libertad de nuestro pueblo, para que a nuestro pueblo regrese la prosperidad y la esperanza.

No tememos las garras de un cobarde, no tememos la ira de un ignorante que blasfema de las enseñanzas de los próceres de nuestra independencia, alguien que no sabe que Félix Varela expresó: “La Patria es de todos”. Que aquella sangre que corrió en las gestas por nuestra independencia era sangre de todas las ideologías, era sangre de jóvenes que aspiraban a vivir en un país donde todos los cubanos pudiesen expresarse libremente sin temor a ser reprimidos.

Mis compañeros y yo ya hemos sufrido el presidio político, yo he estado en las mazmorras del tirano, así que nada temo a caer nuevamente en ellas. Un cubano de verdad, nunca debe sentir miedo cuando sabe que su lucha es por un ideal justo. Yo no defiendo ni podré defender jamás a un tirano que se erige sobre el dolor de su pueblo. Si Carlos Saumel quiere desahogar toda su frustración y cobardía sobre nosotros puede hacerlo, yo dejaré que sus golpes caigan sobre mí pero nunca sus golpes acallarán mis gritos, esas consignas que tanto duelen a los cómplices de la injusticia.

Como no es ésta la primera vez que actos como éstos ocurren, tengo derecho a pensar que la Policía Política está detrás de todo esto. Si es así nuestra suerte está echada y nuestra sangre correrá en las calles de Santiago como la de aquellos heroicos mambises que gritaban en la manigua VIVA CUBA LIBRE
Siendo todo al respecto

Lic. Ernesto Antonio Vera Rodríguez.
Abogado independiente. Director General del CEEDPA “José Ignacio García Hamilton” y Gestor de Concilio Cubano para las provincias orientales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada