lunes, 25 de julio de 2016

Presos Políticos Cubanos al borde de la muerte

Casi nadie se ocupa por estos días de hombres que están a punto de morir en cárceles cubanas. Ellos optaron por el camino más difícil en cualquier diferendo y quisieron emular a José Martí y Antonio Maceo. Ellos querían darlo todo y al apostar a la libertad de su pueblo olvidaron que las armas estaban prohibidas en estos nuevos tiempos, al menos para los que luchan contra el régimen castrista.
Y no creo que esté de más especificar porque lo que se le aplaude a los rebeldes y opositores en Siria y Libia es condenable para los cubanos que intentan iguales objetivos en su tierra natal.
Es tanta la hipocresía que envuelve a la Administración de Barack Obama que vemos hechos tan contradictorios como el de que se destinen millonarios recursos a gente que, mediante las armas, combate a la dictadura de Bashar Al Asaad; en cambio no se mueve un dedo para presionar en pos de la liberación de patriotas como Armando Sosa Fortuny, Miguel Díaz Bausá y Daniel Candelario Santovenia.
Armando Sosa Fortuny, quien fuera compañero de celda de Pedro Luis Boitel, cumple una injusta condena de 30 años de privación de libertad desde el año 1994 después que intentara desembarcar en costas cubanas para realizar un levantamiento armado contra el régimen dictatorial de los hermanos Castro.
Ayer conversaba con Antúnez y éste me decía que “debido a la hipocresía de organismos internacionales no se le ha reconocido como preso de conciencia. Al final Sosa tiene dos condenas: la de la dictadura y la de los organismos internacionales que mantienen una especie de ostracismo en su contra”.
Situación similar nos encontramos en los casos de Miguel Díaz Bausá y Daniel Candelario Santovenia Fernández: ambos fueron encarcelados a inicios de la década de los 90, ninguno de ellos tiene familiares en Cuba, rebasan los 70 años de edad y pueden morir en cualquier momento debido a la gravedad de las enfermedades que les aquejan.
Pero yo agregaría a lo dicho por Antúnez que ha habido toda una campaña de silencio también dentro de la oposición cubana y esto sí que es lamentable. Casi nadie habla sobre el tema, sólo se han hecho pronunciamientos políticos pero la Campaña en favor de la liberación de estos tres héroes carece de la fuerza que se necesita para presionar a los gobiernos de Obama y Raúl Castro.
Únicamente el Frente Nacional de Resistencia Cívica “Orlando Zapata Tamayo”, la Alianza Democrática Oriental, el Foro por los Derechos y Libertades y las Damas de Blanco siguen marchando contra la corriente del olvido. Pero aún esta marcha se me antoja inconstante y carente de un accionar definido.
Hagamos algo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada