miércoles, 20 de julio de 2016

Barack Obama y el fracaso de su política antiterrorista (Orlando, Dallas, Niza)

Cada vez que Barack Obama ve peligrar la Seguridad Nacional llama al ex presidente George W. Bush. La razón sólo puede ser una: arroparse con el prestigio de quien supo proteger a toda América del peligro terrorista cuando este era más grande y dañino.
Y es que desde la asunción al poder de Obama en el 2008 se han multiplicado los ataques terroristas y los asesinatos por cuestiones raciales. Ahora se vuelve a insistir en el discurso anti armamentista. Pero, ¿son las armas las que causan el daño o la mente de quienes las utilizan? Y otra pregunta no menos importante: ¿quiénesalimentan el odio y la rivalidad entre las razas?
Algunos pretenden desarmar al pueblo de los Estados Unidos, olvidando que los terroristas siempre estarán armados hasta los dientes, sobretodo mientras existan gobiernos patrocinadores del terrorismo como los de Cuba e Irán.
Si usted desarma a su pueblo tal y como lo hizo Fidel Castro en 1959 sólo estará propiciando la permanencia de una dictadura o el sometimiento al miedo y el dolor.
Si las victimas de Orlando, Dallas y Niza hubieran tenido un arma consigo, habrían caído tantos o hubiésemos estado ante la noticia de héroes que salvaron a muchos de la muerte.
Todos aquellos que se burlaban públicamente de George W. Bush, el único que neutralizó a regímenes dictatoriales como el de Cuba y asestó duros golpes al terror, ahora tienen que estar comiéndose las uñas al comprobar que ahora viven en un Estados Unidos menos seguro y vulnerable como nunca antes a ataques masivos de Al Qaeda y el Estado Islámico.
En menos de 2 meses han ocurrido varias matanzas en los Estados Unidos y Francia. Quiénes han sido las víctimas: negros y blancos. No es la raza lo que prima en la mente de un terrorista, no es el color de la piel lo que determina a un asesino disparar un arma de fuego o detonar una bomba.
Muchas veces escucho términos como cubanoamericano y afroamericano: el que los inventó ganó el doctorado de la estupidez. Nadie es cubano y americano al mismo tiempo. O usted es africano o americano, o se es cubano o americano. No existe esa mezcla que muchos emplean para desinformar, marginar, o manipular.
De todo hay en este mundo, pero lo único que no podemos aplaudir es a líderes que con su discurso alimentan el odio entre las razas. Si todo el tiempo que Obama empleó, en negociar con asesinos y ladrones como los hermanos Castro y el régimen terrorista de Irán lo hubiera dedicado a fortalecer la seguridad nacional de su país no habrían ocurrido tantasmasacres durante su mandato.
Al menos debemos reconocerle a Obama que ha sido sincero al decir, en el funeral de los 5 policías asesinados en Dallas, que su política en cuanto a Seguridad Nacional ha fallado y que durante los últimos 7 años aumentaron los crímenes contra su propio pueblo. Decía Obama en su discurso que no bastaban las palabras y yo agregaría que ni la repetición de las mismas. Porque lo que necesita América es un liderazgo fuerte, dispuesto a tomar decisiones por muy impopulares que estas sean. Hay que regresar a la guarida de los terroristas y combatirlos allí.
Ni la retirada del ejército norteamericano de Irak, ni los discursos anti guerreristas funcionaron. No ha sido efectiva la política de tolerar para evitar la confrontación, porque al terror y al absolutismo se le enfrenta hasta hacerles desaparecer. Y en eso radica la paz.



No hay comentarios:

Publicar un comentario