jueves, 7 de julio de 2016

Claves para entender la Matanza de Orlando

Fue una masacre que conmocionó a todo el mundo. Han transcurrido más de 20 días y aún el gobierno de Barack Obama no ha tomado las medidas que eviten hechos similares. Los norteamericanos no se sienten seguros en su propio país y lo han expresado de manera categórica en las redes sociales.
Los días pasan y aún no se ha dictaminado con claridad el motivo de la masacre: algunos apuntan a un crimen por motivos de odio hacia la comunidad LGBTI, mientras que otros aseguran que estamos en presencia de un acto terrorista.
La Casa Blanca insiste en el control de las armas como solución al problema. Desde luego que si el Congreso aprueba una ley que controle la venta de armas estaríamos en presencia de una violación a la Constitución de los Estados Unidos.
Cuando uno analiza lo sucedido en el bar gay de Orlando, hay tres preguntas que nos llenan de profunda tristeza y a la vez inclinan la balanza:
1- ¿Por qué la Policía demoró tanto en penetrar al club?
2 - ¿Por qué el FBI decidió liberar al criminal cuando existían fuertes indicios de que se proponía realizar un acto terrorista?
3 - ¿El Terrorismo puede ser combatido a través del control de las armas?
Según reportes oficiales la Policía demoró más de 3 horas en entrar al bar porque pensaban que el terrorista tenía explosivos. Esta justificación huele a cobardía y a incompetencia. La Policía tiene como deber salvar vidas a costa de perder la suya. Eso hicieron los bomberos que murieron en cumplimiento de su deber cuando los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001.
En varias ocasiones el asesino fue detenido e interrogado por el FBI por existir fuertes sospechas en su contra, sin embargo fue liberado. Esto afianza el gran temor que sienten los norteamericanos al tener que vivir en un país tan violento, inundado de terroristas y supuestos "Refugiados" provenientes del Medio Oriente.
A su vez crímenes como el de Orlando hacen casi imposible que un Congreso sensato ponga límites a la venta de armas, porque eso sería lo mismo que dejar a las futuras víctimas en total estado de indefensión. Los últimos planteamientos de Donald Trump acerca de la necesidad de impedir la entrada a los Estados Unidos de todo musulmán van por el camino correcto.
El magnate inmobiliario se ha convertido en la mejor opción que tiene el pueblo norteamericano de cara a las elecciones presidenciales que habrán de efectuarse en noviembre. La homofobia no fue el motivo, aunque quiera dársele a esta tesis una prioridad para esconder las fallas de seguridad.
El terrorismo ha ganado terreno en América. Las debilidades ante Irán, las concesiones al régimen tiránico de Raúl Castro y la fallida estrategia contra el asesino Bashar al-Ásad han envalentonado a los fundamentalistas.
Ser gay puede hacerte blanco de una burla o un disparo, mostrar debilidad y dejar de combatir a los terroristas, puede aniquilar pueblos enteros.


1 comentario: