viernes, 10 de junio de 2016

Apartheid contra la comunidad LGBTI en Santiago de Cuba

APARTHEID EN SANTIAGO

"Esto forma parte de un trabajo de investigación que me ha llevado casi 4 años. Cuando lo terminé hace sólo 1 semana simplemente no me lo podía creer. Era algo más que una deuda. Lo dedico a todas esas personas que han sido humilladas y confinadas, a todos aquellos que salen en las noches buscando alegría, placer o simplemente vivir plenamente, alejados de una comunidad que también le es hostil. A todos los que han sido multados, detenidos o procesados. Esto es para ustedes".
Ernesto Vera

Durante los últimos 4 años hemos visto un deterioro en la situación de la comunidad LGBTI, fundamentalmente en Santiago de Cuba. Con el ascenso de Lázaro Expósito como 1er Secretario del Partido Comunista la persecusión contra gays y lesbianas ha aumentado drásticamente. Puede hablarse - y no exagero - de un apartheid.
El apartheid se asocia con el sistema de segregación racial en Sudáfrica que estuvo en vigor hasta 1992. Pero el apartheid es mucho más que eso y aplica también a la homofobia: porque como mismo una persona no elige ser negra o blanca, asimismo la orientación sexual no se elige.
Antes del 2011 en Santiago de Cuba existía una comunidad LGBTI bien organizada y que contaba con diversos espacios para reunirse. Poco tiempo después que Lázaro Expósito ocupara el cargo de secretario del PCC ha cambiado la dinámica de nuestra ciudad. Ciertamente hay más ofertas gastronómicas pero hay también más represión en la vía pública.
Según una fuente gubernamental que declaró bajo condición de anonimato "la estrategia desde un principio fue acabar con los homosexuales que hacían vida nocturna" y "crear uno o dos espacios cerrados que funcionarían una vez a la semana para tenerlos controlados y dar la impresión de que existía tolerancia hacia la comunidad LGBT".
Dicha estrategia fue aprobada por las autoridades del Poder Popular Provincial y la Delegación del Ministerio del Interior. Ahora bien, cómo se ejecutó esta política criminal? Primeramente se permitió la apertura de tres locales pequeños que funcionaban únicamente los fines de semana: "El Capitolio", "Discoteca Matamoros" y el "Cabildo".
En el caso de la discoteca Matamoros puede decirse que su duración fue efímera ya que las autoridades decidieron cerrarla supuestamente porque los asistentes generaban escándalos, una excusa que no justifica el cierre. Según la fuente consultada "en todos los espacios abiertos y cerrados de Santiago se producen peleas y han habido hasta muertos como por ejemplo en el Bar El Piano y la Plaza Juvenil de Ferreiro; sin embargo el gobierno no ha prohibido las actividades allí".
Pero la primera parte de la estrategia contempla también las trabas a cualquier proyecto de la comunidad LGBTI a fin de disminuir su crecimiento e impacto social.
El "Ten Ten Pie" es una Discoteca de Santiago de Cuba que funciona para el público gay solamente los sábados. Fue inaugurada en marzo del 2016 por Erik Garay y Luis Alberto Román Torres, quienes tienen la responsabilidad de conducir el Proyecto "Evoluxion". El entusiasmo que generó este proyecto fue tan intenso como las trabas que ha encontrado a su paso. El gobierno impide que la música se prolongue hasta las 5:00 a.m. mientras que no hace la misma prohición a otro local de la EGREM ubicado en Calle Enramadas esquina Peralejo, a sólo unos pasos de la discoteca gay, por supuesto que el público de la EGREM es mayoritariamente heterosexual.
Tampoco se le permite a los trabajadores del "Ten Ten Pie" tapar los orificios de las ventanas que dan a la calle porque según el gobierno "las actividades que allí se realizan pueden prestarse para otras cosas". Al mismo tiempo se le niega a los responsables del Proyecto trasladar su sede a otros locales con mayor capacidad.
El segundo elemento de la estrategia gubernamental para aislar y reducir a la comunidad LGBTI de Santiago de Cuba es la represión implementada por el Ministerio del Interior a través de detenciones y multas que impone la Policía de manera arbitraria.
Uno de los lugares más emblemáticos de la ciudad es el Boulevard ubicado en la calle Aguilera. Durante décadas sirvió como sitio de encuentro donde sociabilizaban no pocos miembros de la comunidad LGBTI. Allí se prestaban servicios de gastronomía durante las 24 horas del día y era el lugar con más vida en Santiago de Cuba. A partir del 2012 lo que antes era alegría, celebración, hoy no es más que un cementerio que sirve de descanso a mendigos y enfermos mentales.
Cómo se llegó a esto? Mediante acción conjunta del Partido único en Cuba y la Policía: cada noche se le pedía el carné de indentidad a todo aquel que se sentara en el Boulevard, después de identificarlo el oficial le pedía que se retirase del lugar, de no hacerlo podía ser multado y luego procesado. Fue así como el Boulevard de la ciudad quedó vacío y con esta última jugada gubernamental comenzó a palidecer la vida nocturna.
Pero el Boulevard no es el único ejemplo del apartheid que se vive en Santiago de Cuba. Cualquier homosexual o transexual que transite por la Avenida de las Américas u otra calle céntrica es detenido arbitrariamente y llevado a la Estación de la PNR donde es multado o procesado penalmente.
Ya sabemos de la estrategia implementada por el Partido Comunista. Y ahora cuál será la nuestra?

No hay comentarios:

Publicar un comentario