lunes, 30 de mayo de 2016

Golpe de Estado en Venezuela


Un Golpe de Estado en Venezuela. Eso es lo que viene sucediendo desde hace algunos meses. El 6 de diciembre del 2015 no representó la fecha de liberación ni el festejo por el retorno a la democracia, sino el inicio del absolutismo de Nicolás Maduro que secuestró con éxito todos los poderes públicos. No sólo el Poder Judicial ha cedido a la influencia de la inteligencia cubana sino que también la Asamblea Nacional ha permanecido pasiva ante las constantes violaciones del régimen.
No basta con brillantes intervenciones de Henry Ramos Allup ni la insistencia de un Revocatorio que cada día se torna más lejano. Se necesita movilizar a toda la población en una concentración sin precedentes ante el propio Palacio de Miraflores. Alguien cree que el corrupto General Padrino tendrá valor de reprimir a 4 millones de personas congregadas en la guarida del dictadorzuelo?
A la oposición venezolana le ha faltado arresto para acometer la única salida a la crisis. Sus dirigentes demoraron la activación del Referéndum Revocatorio entreteniendo a los ciudadanos con unas marchas exigiendo la renuncia del dictador. Alguien puede decirme qué pasó con la estrategia de María Corina Machado? Maduró renunció?
Ahora se ha abierto otra posibilidad y es la intervención de la Organización de Estados Américanos (OEA) que, gracias a su secretario General Luis Almagro, ha enfocado la pésima situación de los Derechos Humanos en Venezuela.
Dentro de sólo unas horas 34 naciones que conforman a la OEA tendrán que decidir si aplican o no la Carta Democrática a Venezuela. Esto tiene sus ventajas y desventajas, porque por un lado representa un activo moral para los representantes de la oposición, pero por el otro lado daría una mayor capacidad de acción al gobierno de Maduro que ya no se sentiría parte del Sistema Interamericano.
De todos modos será el pueblo venezolano y sus líderes en la oposición quienes tienen la llave de la libertad. Ya no hay tiempo para más diálogos estériles con el régimen de Maduro y sus enviados, me refiero a las tres hadas madrinas del dictadorzuelo: Leonel Fernández, Zapatero y Martín Torrijos.
Es la hora de Venezuela, es hora de enfrentar al Golpe de Estado. Es hora de que Mauricio Macri y Michel Temmer honren sus compromisos en el tema de los Derechos Humanos y dejen a un lado intereses nacionales inútiles, como el de proponer a Susana Malcorra para Secretaria General de la ONU. Esta señora jamás ganará la elección por más credenciales que tenga. Es casi seguro que la región de Europa del Este será quien aporte al próximo Secretario General.
Todo los componentes están dados para activar el artículo 21 de la Carta Democrática Intreramericana y en consecuencia suspender a Venezuela. Esa será la mayor presión que pueda ejercer la comunidad internacional antes de que sea demasiado tarde.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada