lunes, 15 de febrero de 2016

Abusos contra Enfermos del VIH SIDA en la Prisión del Caguayo



Enfermos del VIH SIDA denuncian que los maltratos en la Prisión del Caguayo han aumentado en las últimas tres semanas.
El Caguayo es una prisión que se localiza en las afueras de la ciudad de Santiago de Cuba y a la cual se envían los reclusos enfermos del VIH SIDA. Muchos de estos enfermos están a la espera de una licencia extrapenal debido a sus graves padecimientos de salud.
En los primeros días del mes de febrero las quejas por el empeoramiento de las condiciones en el penal  han ido en aumento y con ello la represión contra los reclusos que emiten sus denuncias a la prensa independiente.
El pasado 6 de febrero Aleandro Wilson Corona realizó una manifestación anticastrista en el Destacamento I. Fue brutalmente golpeado por los guardias. Exigía por que se le prestase la debida atención médica y por la mala alimentación que reciben los enfermos del VIH SIDA.
Debido a la golpiza propinada por un Oficial apodado “El Mellizo” tuvieron que cogerle 4 puntos en la cabeza.
Yunier León, otro preso del Caguayo está ingresado en la Enfermería del Penal debido a los múltiples golpes que recibió cuando defendía a Aleandro Wilson.
Sólo dos días después de estos acontecimientos, Yoel Acosta Gámez  era llevado a la celda de castigo por el solo hecho de informar a blogueros sobre su situación carcelaria, así como por reportar abusos protagonizados por oficiales del Penal.
Yoel Acosta Gámez fue llevado a una celda de castigo por denunciar las violaciones a los derechos humanos de los presos en el Caguayo.
El pasado 13 de febrero fui hasta el Caguayo y allí me entrevisté con el Teniente Coronel Norge, quien es el Jefe del Penal. Durante la entrevista desmintió las acusaciones de maltratos físicos y me refirió que Aleandro Wilson se encontraba en medio de una discusión violenta con su pareja por lo que los guardias del penal tuvieron que intervenir. En cuanto a Yoel Acosta sí reconoció que se encontraba en una celda de castigo por difundir noticias falsas.
El 13 de febrero fui detenido por oficiales de la Seguridad del Estado a mi salida del Penal El Caguayo. Lo mismo de siempre: amenazas. 
Este 14 de febrero después de hablar con dos amigos y recibir un mensaje por WhatsApp que nunca voy a olvidar, puedo afirmar que me siento extraordinariamente orgulloso de quien soy, de lo que hice y de lo que hago cada día para, de algún modo, acabar con las injusticias.
Me alegra saber que pude ayudar a que Yonder Utria, un Enfermo del VIH SIDA en fase terminal, hoy esté al lado de su esposa, gozando de una licencia extrapenal que le había sido retenida, por motivos políticos.
Hace sólo una hora pude conversar con Yoel a quien ya le fue retirado el castigo.
Así me siento ahora: orgulloso de ser yo mismo: Ernesto Vera para los que he tendido mi mano y también para aquellos que he castigado con mi látigo, es el látigo de la verdad. Un látigo que seguiré usando hasta el último de mis días, eso sí, sin añadirle una sola espina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada