jueves, 10 de diciembre de 2015

Olga Tañón pide cambios para Cuba



 Uno de los sucesos más significativos a nivel de espectáculos y de reconocimiento al pueblo cubano, es la serie de dos conciertos que ofrece la reconocida cantante puertorriqueña Olga Tañón, conocida como la mujer de fuego.
Después de seis años la cantante vuelve a Cuba esta vez para cumplir con su promesa de estar con el pueblo cubano de una forma más directa, el pasado concierto celebrado en Santiago tuvo una esperada acogida ya que la segunda capital del país no tiene la suerte de recibir la visita de artistas foráneos.
Santiago ha recibido visitas políticas importantes donde se ha demostrado la capacidad para preparar y recibir, lo que no fue el caso del pasado concierto en la plaza de la Revolución “Antonio Maceo”: una serie de errores técnicos y de nivel preparativos empañaron la presencia de Olga en Santiago.
El escenario no estaba a la altura del magno concierto, donde se reunió más de medio millón de personas de varias provincias orientales, la altura de la tarima no era acorde, estaba pequeña, provocando que la gente intentara desesperada acercarse a la tarima, excitando a más de tres riñas de magnitud. A esto se le suma que no había pantallas para proyectar la imagen en vivo y el audio traído desde la capital del país presentó problemas durante todo el concierto. La tan criticada tablada  no contaba con una carpa gigante para evitar lo que sucedió más tarde, que la lluvia cerrara inesperadamente en su mejor parte el concierto. Aunque se instaló el servicio de wifi en esta área,  muchas personas se quejaron de no poder conectarse para plasmar en redes sociales lo que sucedía en ese momento.  
El concierto que duró aproximadamente dos horas, contó con la presencia de los jóvenes de las Escuelas de Arte a quienes felicitó varias veces por el desempeño mostrado en escena. La plaza se calentó con la aparición del destacado compositor Descemer Bueno y los sicodélicos de la juventud cubana Cuba Libre. 
No obstante las palmas siempre serán para el artista en este caso la borinqueña la cual llenó de sabrosura y merengue a los miles de espectadores, poniéndolos a bailar y  dándole un mensaje de paz, amor y cambio para esta isla que tanto lo necesita, pidió varias veces que no se abandonaran a los niños de las escuelas especiales, así como a la juventud santiaguera.
Esperemos nuevas voces, nuevos cambios, nuevas mentalidades, mejor preparación, y felicidad para el oprimido pueblo cubano. 

*Leovanis Correa es un Licenciado en Historia del Arte que actualmente funge como Coordinador del Proyecto “Ingravitto”



No hay comentarios:

Publicar un comentario