lunes, 25 de mayo de 2015

MI FELICIDAD





No es fácil ocultar la tristeza e inútil es silenciar nuestra felicidad.
Debemos compartir siempre nuestra alegría y contagiar al mundo con ese sabor que se siente cuando te sientes un hombre completo.
Cuando la verdad está cerca de ti, cuando la noche siente odio al ver que no puede apagar la luz que hay en tus ojos, cuando los astros se engañan, cuando la moneda se te multiplica por mil más, cuando el dolor es sólo un recuerdo del pasado, cuando es el amor lo que te mueve: eres feliz.
Así me siento yo y quería compartir esta alegría con todos los que me siguen, con los cientos de miles que leen este blog.
Nunca me había ido tan bien en lo personal y también en lo profesional. Y hoy quiero agradecerle primeramente a Dios por mantenerme a salvo, por hacerme superar cada pruebaque la envidia y el odio de otros han puesto en mi camino.
También debo dar gracias a mi madre y a mis buenos amigos, esos que han permanecido constantes aunque la máquina falle.
Yo soy un sobreviviente, un niño soldado, un eterno enemigo de la discriminación y la doble moral. Yo soy un tipo raro pero no muerdo las rosas. Yo me escondo a veces de una mirada pero no rehúyo tomar una decisión difícil.
Si ahora mismo atraviesas por horas oscuras, si sientes que la esperanza muere dentro de ti, si sólo te cubre el dolor y el remordimiento entonces aférrate con todas tus fuerzas a la vida y busca febrilmente el amor que sana y perdona. Y mírame, quizás no pueda estar cerca de ti pero sí puedo ser tu mejor lección.

No hay comentarios:

Publicar un comentario