martes, 5 de mayo de 2015

Alan Gross y su nueva travesía


Recuerdo que hice campaña por la liberación de Alan Gross utilizando diferentes métodos.  Me parecía muy injusto que alguien permaneciera en prisión por el solo hecho de proveer acceso a Internet.
Realicé varias protestas públicas e hice circular varios escritos en las redes sociales donde exigía su inmediata liberación.
El 17 de diciembre del 2014 Alan Gross fue liberado por el régimen castrista. Se trataba de un canje por los 5 espías de la Red Avispa, algo que fue muy criticado dentro y fuera de Cuba. Ahora Gross nos sorprende con que quiere volver a su añorada prisión para ayudar a promover los negocios  de empresarios norteamericanos.
No sé si catalogar a Alan Gross de suicida, masoquista o buscador de publicidad. Cómo es posible que alguien que fue arrestado y condenado arbitrariamente por una dictadura quiera ahora oxigenar con dólares  a sus verdugos?
¿Por qué Gross no hace una campaña en favor de todos los presos políticos que palidecen en cárceles cubanas? Por qué no hace lobby para presionar a la dictadura a que termine con el férreo control que tiene sobre el Internet?
Estas son las nuevas que nos trae la persona que demandó por 60 millones de dólares al gobierno de los Estados Unidos por una supuesta negligencia al estar preso por 5 años en Cuba.  Ya Gross había recibido $3.2 millones de dólares pero quería más.
Otras interrogantes surgen ahora: ¿realmente le fue tan mal a Gross en la cárcel? ¿Sería cierto que este hombre pensó una vez en el suicidio?
Sin dudas una lamentable historia que pone sobre la mesa la falta de escrúpulos y la poca ética de algunos personajes que ya uno no sabe si son víctimas o victimarios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario