jueves, 26 de marzo de 2015

La Violencia en UNPACU: hermano contra hermano. (Primera Parte de la Respuesta a José Daniel Ferrer)

Hace algunos días prometí a mis lectores que daría respuesta a la Carta Abierta de José Daniel Ferrer García. Dije que desmontaría todas sus mentiras una por una. Comenzaré citando estas dos partes de la misiva: “En diciembre, cuando la Policía Política decía que acabaría con la UNPACU y llamabas todos los días muy interesado en saber si ya nos habían detenido o fusilado a todos…”.
“¿Te imaginas a cuántas personas hemos tenido que hacer conciencia para que no te ajustaran cuentas por el daño que les has hecho?”
Y aquí va mi respuesta:
Ciertamente yo lo he llamado mucho a usted, ambos hemos sostenido un copioso intercambio de ideas por teléfono, correo electrónico y otras vías. En nuestros intercambios hemos tratado todo tipo de asuntos: desde temas políticos hasta cuestiones personales. Pero indiscutiblemente que el trimestre octubre – diciembre  fue muy intenso para ambos. En ese período de tiempo nuestra comunicación aumentó en un 50% en comparación con el período julio –  septiembre.
Puedo decir que diversas razones influyeron en ello: mi caso ante Refugiados Políticos, el tema del restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Cuba – EEUU. Pero hubo dos razones para que estuviésemos más cerca que nunca. La primera de ellas fue la amenaza que pesaba sobre usted cuando la señora Enma Isaac Sánchez le dio un ultimátum de que tenía que abandonar su vivienda pues ya no lo soportaba más.
Enma Isaac Sánchez (suegra de su Coordinador Yriade Hernández Aguilera) es la propietaria de la casa donde usted reside y fue catalogada por usted como Agente de la Seguridad del Estado según consta en un video que fue publicado por la UNPACU. A raíz de esos acontecimientos usted solicitó mi Asesoría Legal. Lo asesoré y le di todo mi apoyo en aquellas horas difíciles en que usted corría el riesgo de quedarse sin  techo. Y hasta le ofrecí a usted y a su familia mi humilde vivienda en caso de que no tuvieran otro lugar donde vivir.
La segunda razón : los acontecimientos del 13 de noviembre del 2014. Ese día usted junto a  otros de sus activistas y Coordinadores agredieron físicamente al opositor Ernesto Jiménez Rodríguez. Este joven fue a verlo a usted para plantearle ciertas quejas acerca del funcionamiento de la UNPACU. Jiménez además lanzaba serias acusaciones de corrupción y nepotismo contra el que era hasta ese momento su Coordinador de Célula me estoy refiriendo al Sr. Carlos Oliva.
Ernesto Jiménez pensó que encontraría a un verdadero demócrata que escucharía sus argumentos pero lo que vivió allí fue una pesadilla. Usted no se comportó como un líder sino como un gánster: golpeó al activista y conminó a sus seguidores a que hiciesen lo mismo. Algunos le siguieron pero otros reprobaron este lamentable incidente. Ernesto Jiménez después de ser golpeado salvajemente por más de  5 hombres fue torturado física y psicológicamente pues usted quería que él confesase su pertenencia a los órganos de Inteligencia del MININT y lo que era peor: que había entrado a la sede de la UNPACU con bolas de hierro para agredirlo a usted. Si no lo hacía Ernesto Jiménez podía seguir siendo golpeado o sumergido en un tanque de agua con sus manos atadas.
José Daniel Ferrer usted dice que guarda un video donde Jiménez confiesa lo que usted quería. Si esto es real por qué no acaba de mostrarlo? Sabe por qué no lo ha hecho hasta hoy? Porque usted no ignora que una persona con un mínimo de inteligencia se daría cuenta de inmediato en las condiciones que este video fue filmado y el grado de miedo que sentía el supuesto “agresor”.
Por esos días Ernesto Jiménez presentó una denuncia ante la Policía por el delito de Lesiones y publicó un Video en YouTube donde contaba todo lo sucedido. Usted junto a los otros acusados fueron llamados a declarar pero se negó a hacerlo, evadió la justicia y me mandó a buscar desesperadamente por cuantas vías existen (y tengo pruebas de ello) para que yo lo ayudase a salir del lío en el que usted mismo se había metido por su carácter violento.
Ya yo había pasado por mi tercera entrevista en Refugiados Políticos el 20 de noviembre del 2014. Justo cuando usted supo que yo había llegado a Oriente me manda varios mensajes y llamadas telefónicas advirtiéndome que si no lo veía con urgencia mi caso en Refugiados Políticos corría el peligro de ser Denegado. Presentí desde el primer momento que usted mentía, entre otras razones porque no creo que el gobierno de los Estados Unidos, que defiende a capa y espada los valores democráticos y el debido proceso, vaya a tener en cuenta la opinión malintencionada de alguien por encima de las evidencias del caso en cuestión y del peligro real que existe sobre un opositor a la tiranía. Dudo mucho que un funcionario de la SINA se deje manipular por un individuo como usted.
A pesar de estas consideraciones fui a verlo porque era su Asesor Legal. Al llegar a la sede de la UNPACU confirmé mis sospechas: usted sólo estaba interesado en salvar su pellejo y quería que yo apareciese en un video donde por supuesto la Seguridad del Estado sería culpada de todo lo sucedido. Yo me negué rotundamente a pesar de su insistencia y la de su Coordinador Ovidio Martín Castellanos. Por mucho que insistieron y hasta pretendieron chantajearme con mi caso de Refugiados Políticos no lograron de mí ni un mensaje en Twitter condenando a la verdadera víctima que era, en este caso, Ernesto Jiménez.
Sin embargo usted obtuvo de mí importantísimas herramientas ese día que le sirvieron para salir de aquel atolladero. Y ciertamente usted pudo salir bien de aquello, gracias en gran medida a mi Asesoría; aunque usted no me lo agradezca ahora.
Recuerdo que el día que fui a la sede de la UNPACU en Altamira  vi a un José Daniel distinto: temeroso, indeciso. Usted había entrado en pánico porque ya se sabía preso por un delito común. Lo primero que hice fue reprocharle por su mala conducta, por su actitud violenta y le aclaré que no participaría en ningún video porque, entre otras razones, yo le había advertido que este tipo de incidentes no podían ocurrir y pensé que esto había quedado claro después de largas sesiones de asesoría a puerta cerrada. Pero me equivoqué. De todos modos algo que sí quedó muy claro entre los dos a partir de ese momento: Ernesto Antonio Vera Rodríguez era un Asesor NO tu Cómplice.
Y como te conocía tan bien supe que,  a pesar de que en presencia de Ovidio, Yriade y Cervantes me agradeciste por la Asesoría dada y me llenaste de elogios las cosas cambiarían entre los dos, debido a mi posición de no ser cómplice. Finalmente el Video de la UNPACU sobre el Caso Ernesto Jiménez salió con la notable ausencia del Asesor Legal. 
Y lo que acabó de colmar la copa de tu paciencia fue cuando a raíz de ese caso le prohibí que utilizara nuevamente mi nombre en temas de inteligencia o de la Seguridad del Estado. Le dije que yo podía hacer muchas cosas y de hecho las hacía, por lo que me molestaba que el nombre de Ernesto Vera fuese utilizado  para lo mismo cubrirle sus espaldas que para atacar a otros opositores o simplemente para justificar su manera de actuar.
Después ocurrió otro lamentable incidente, el de Emenelio Céspedes, otra de las víctimas de la violencia que se practica en la Unión Patriótica de Cuba, una organización donde las peleas son hermano contra hermano. Emenelio también hizo público un Video donde narra su triste experiencia.
Ahora usted me amenaza con esa misma violencia y finaliza su Carta Abierta con eso de que “¿Te imaginas a cuántas personas hemos tenido que hacer conciencia para que no te ajustaran cuentas por el daño que les has hecho?”
Y yo le pregunto ¿quiénes iban ajustarme cuentas y por qué?¿Acaso alguno de sus “valientes soldados” le ha ajustado cuentas al policía que los reprime, al que le destruye sus propiedades, al que le ofende en plena vía pública?
Dígame a cuántos esbirros usted  o sus seguidores han ultimado aunque sea a sombrerazos. ¡Ni uno sólo! Esto se debe a que usted y algunos de los suyos sólo saben ejercer la violencia contra sus hermanos de lucha. Allí están Ernesto Jiménez Rodríguez, Emenelio Céspedes y hasta Prudencio Villalón, víctima de un Robo con Violencia planificado por usted. Y todo esto se suma a los episodios de violencia doméstica que usted también protagoniza.
Yo pensaba que tenía que cuidarme sólo de la Policía Política, ahora veo que estaba equivocado, también tengo que cuidarme  ¡y mucho! De Usted.

3 comentarios:

  1. Dios mío que bestia es ese Ferrer, si le cortan las manos, entonces si puede dirigir la UNPACU, haciendo lo mismo que los comunistas no tendrá resultados buenos, porque nadie acepta golpes ni maltratos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es asimismo hermana y por esas razones me fui de esa organizacion. No podia ser complice de todo aquello
      Gracias por su comentario

      Eliminar
    2. Yo fui fundador de ese engendro que nada tienen de Unión y menos de patriotas,les puedo asegurar que han habido casos hasta de violaciones a mujeres.

      Eliminar