miércoles, 25 de marzo de 2015

Espacio Abierto de la Sociedad Civil Cubana: ¿Tertulia o Coalición?




En el 2013 algunos opositores cubanos decidieron crear un espacio para debatir ideas y confrontar.  Han transcurrido dos años que nos permiten valorar objetivamente esto que se hace llamar “Espacio Abierto”.
Tuve la suerte de poder contar para este trabajo con la colaboración de asiduos participantes del Espacio Abierto. Escuché sus argumentos y habiendo transcurrido un mes de consultas podrán ver mis lectores cómo una misma idea puede ser reciclada en el tiempo con mayor o menor suerte.
Definiciones
Dagoberto Valdés Hernández, un laico católico que dirige la Revista “Convivencia”, ve al Espacio Abierto como un ejercicio libre de participación donde no hay responsables ni sedes. Según sus propias palabras “se convoca a los que quieran participar”.
Para José Daniel Ferrer García, Secretario Ejecutivo de la UNPACU, esto no es más que un “lugar de encuentro” mientras que Reinaldo Escobar, Jefe de Redaccióndel Periódico 14 y Medio (y posiblemente el más abierto de todos mis entrevistados) se extiende un poco más en el concepto al aclararme que el Espacio Abierto no surgió por una iniciativa del exilio, sino de un grupo de personas que sentían la necesidad de expresar algo.
¿Composición, Estructura, Jerarquía, Participación?
Aquí no hay jerarquía y todos acuden a un llamado virtual que se hace cuando haytemas importantes para debatir. Según Reinaldo Escobar las personas interesadas en participar llaman a uno de los integrantes y preguntan cuándo se va a realizar la próxima sesión. Nunca ha existido una votación para ver si alguien puede o no participar, “es como la Iglesia, la gente entra sin ningún tipo de invitación”.
Algunas organizaciones opositoras de importancia refieren jamás haber sido invitadas, mientras que algunos líderes, lo mismo en Oriente que Occidente, desconocen la existencia del Cónclave.
Por lo general quienes asisten están alineados en determinadas posiciones. Ante la decisión del gobierno de Barack Obama de restablecer relaciones diplomáticas con el régimen castrista, la gran mayoría de los integrantes del “Espacio Abierto” optó por aplaudir esa decisión, muy por el contrario del sentir de aquellos que optaron por adherirse al “Foro por los Derechos Humanos y las Libertades”.
Lo mismo ha ocurrido con otras cuestiones en que los promotores fijan su posición, emiten comunicados o simplemente lanzan campañas publicitarias.

Debate más reciente
En el más reciente encuentro celebrado el 25 de febrero del 2015 y donde participaron unas 25 personas se trataron diversos temas, entre ellos: las relaciones diplomáticas entre Cuba – Estados Unidos, la pena de muerte, la nueva Ley Electoral. En casi todos ellos hubo consenso.
Pero lo más importante de la sesión fue la aprobación del documento “Un caminoético para la Sociedad Civil Cubana”, algo que se nos presenta como  una opinión consensuada de principios para la reconstrucción moral y ética de la nación cubana. En el texto se advierte la notable influencia de Dagoberto Valdés. Repasemos las partes medulares: “como parte de la sociedad civil cubana independiente consideramos que toda opción moral es una decisión estrictamente personal e intransferible, alejada de toda imposición”…. “Al consensuar un camino ético renunciamos a una moral dogmática, solo prohibitiva, de la frivolidad o el libertinaje”… “Debemos fomentar la coherencia entre lo que se cree, lo que se dice y lo que se hace”… “Consideramos que el sentido y el fin de nuestro compromiso ético para Cuba es la construcción en nuestro País de una convivencia pacífica, fecunda y próspera, más que una simple coexistencia de los diferentes o adversarios”….
“Optamos por los métodos pacíficos y la búsqueda de las soluciones no violentas tanto de los conflictos nacionales e internacionales, como de nuestras relaciones interpersonales. Optamos por el respeto absoluto de la vida humana y nos pronunciamos en contra de toda violencia y de la pena de muerte”. “Buscamos una ética de mínimos acordados mediante un proceso de construcción de consensos”….
Hasta aquí un extracto de este formidable documento.
 Lo cierto es que quienes promueven esto, queriéndolo o no, se han convertido en una alternativa para algunos sectores de la oposición cubana. Su discurso dista mucho de las opiniones acaloradas y espontáneas que escuchamos en las tertulias. Aquí hay un consenso, se muestra a un grupo de personas que trazan pautas.
Pienso que después de la experiencia de Concilio Cubano muchos opositores temen a la palabra “Coalición” quizás porque ven en ella un serio obstáculo para sus reales pretensiones o por la resistencia de los patrocinadores que residen en el exterior. ‘
La idea de un lugar para expresar ideas no encaja en lo que he investigado hasta ahora. Más bien veo un espacio para tocar temas donde existe un consenso. Quienes participan en la mayoría de las sesiones, salvo raras excepciones, no forman parte de la masa de activistas sino que lideran tendencias dentro de la oposición.
Quienes promueven este “Espacio Abierto” deberán trabajar muy duro en los próximos meses en la difusión de los documentos que aprueben, así como en lograr una mayor publicidad de las sesiones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada