martes, 14 de octubre de 2014

El Premio Nobel esquiva a los cubanos




Malala Yousafzai es una activista pakistaní que defiende el Derecho a la Educación de las Mujeres. Sólo tiene 17 años y acaba de ganar el Premio Nobel de la Paz. Malala sufrió un atentado en el cual casi pierde la vida. Sin dudas es merecedora del honor recibido pero también cabe preguntarse por qué el Nobel de la Paz  ha permanecido esquivo a los cubanos.
Quienes luchan en Cuba en favor del respeto a los Derechos Humanos se enfrentan  a peligros inimaginables pues el régimen castrista es tan violento y vengativo como el talibán o tan destructivo como las armas nucleares. Las Damas de Blanco, Oswaldo Payá y Oscar Elías Biscet han figurado en la lista de nominados sin embargo sus candidaturas ni siquiera han rozado el favoritismo.
Hace justo dos años conversaba yo sobre este tema con un opositor de la Habana  y éste me decía que una de las causas por las que ningún cubano había sido merecedor del Nobel era la desconfianza ya que se temía a que los nominados fueran de la Seguridad del Estado y al día siguiente de que se le concediese el Premio aparecieran en la Tv Nacional destapados como el Agente “Pedro” o la Agente “Gisela”. En definitiva, me decía mi interlocutor, cuántos agentes del castrismo no habrán estado presos?
Yo la verdad no estoy de acuerdo con tal argumento pero no dejo de reconocer lo efectivo que ha sido el aparato propagandístico del régimen de la Habana y lo poco audaz de quienes han promovido al Nobel a los valientes Defensores de los Derechos Humanos en Cuba.
Sabido es que para ganar el Premio Nobel no basta con el mérito de los nominados sino con la fuerza de las campañas, con la promoción y hasta intereses políticos. En mi opinión ha sido muy pobre el apoyo que se le ha brindado a íconos como Oscar Elías Biscet y a Oswaldo PayáSardiñas. Si realmente la comunidad internacional está interesada en promover el respeto a la diversidad, el pluripartidismo y la libertad, entonces debe dar pasos concretos en esa dirección y apoyar seriamente candidaturas como las de Yoanis Sánchez, Sonia Garro, o Elizardo Sánchez Santacruz.
Ellos no han sido figuras que han salido a la palestra pública gracias a un hecho determinado o a la suerte. Ellos y ellas exponen su vida cada día en defensa de ideas. Están velando diariamente por lo que sucede en un terreno que está minado para muchos; sólo que ellos hacen su observación o emiten su protesta desde el mismo lugar objeto de su desvelo.


4 comentarios:

  1. Es más importante tumbar, derrocar, deponer y matar a la familia Castro Ruz y su grupo del poder que ponerse a buscar un premio que la mayoría de las veces están más que desprestigiados.

    ResponderEliminar
  2. Es necesario que haya por lo menos ub opositor con un gran reconocimiento internacional que le sea imposible al gobierno cubano descalificarlo como mercenario

    ResponderEliminar
  3. No se trata de cual de las dos cosas es mas importante, sino de que una cosa ayuda a la otra

    ResponderEliminar
  4. Un escrito bastante bueno pero recibido con algo de desconfianza por su confession de haber sido agente de Seguridad.

    ResponderEliminar