lunes, 4 de agosto de 2014

Diario de Ernesto Vera: 2 de agosto del 2014 (post publicado con ayuda mientras se encuentra en prisión)

(Escrito por Ernesto Vera horas antes de su detención) - Publicado con la colaboración de UNPACU.

Ernesto Vera  (imagen de archivo)
Hace días que no escribo nada. Sigo en la Habana. son días muy difíciles para mí. El peligro sigue latente, y a ello se suman situaciones, el pasado que regresa queriendo devorar mi concentración.

Y necesito concentrarme, necesito seguir siendo yo mismo, necesito dejar atrás muchas cosas. Dejar atrás, dejar de pensar, abandonar cosas imposibles, aferrarme a la vida, a mis sueños de una Cuba Libre. Y que todo lo demás sea echado a un lado.

Estos serán días de definir, de tomar en cuenta consejos, de orar mucho, días para encontrarse con Dios. Todos necesitamos de Dios, y yo lo estoy necesitando hoy más que nunca.

Las noches muy aburridas y tensas, por el día salgo poco, casi siempre por razones de trabajo o para buscar algún alimento. Llamo a mi madre, a algún amigo, digo cosas.

Esto pueda parecer intrascendente, pero son las cosas que siento y que mis seguidores seguro me perdonarán. No voy a ser extenso. Casi nunca lo soy, prefiero decir mucho en pocas palabras.

Ahora pienso que foto compartir, hay algunas nuevas, pero son demasiado privadas, quizás sean desclasificadas dentro de algunos años o quizás menos, no sé.  Las foto que verán en este post son de archivo, por supuesto, una data del año  2013 y la otra es más reciente- junto a las Damas de Blanco- cuando me encontraba monitoreando las violaciones de los Derechos Humanos en Santiago de Cuba.

Té literario reciente con Damas de Blanco
Ahora me iré a esconder en alguna sombra, pero siempre el sueño primero: Cuba!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada