jueves, 19 de junio de 2014

Falsas Promesas



Antonio Esteban Gonzáles Ramos,
Periodista Independiente
Teléfono: 53087889 (móvil) – 637286 (fijo)

“Queremos elecciones, pero con una condición, elecciones libres, democráticas e imparciales. Declaramos bajo formal promesa que el gobierno provisional celebrará elecciones generales para todos los cargos del Estado, las provincias y los municipios, en un término de un año, bajo las normas de la constitución del 40 y del código electoral del 43 y entregará el poder al candidato que resulte electo. Declaramos que el gobierno provisional deberá garantizar la libertad de información a la prensa radial y escrita y de todos los derechos constitucionales garantizados por la constitución del 40”.
Quien así se expresaba desde la Sierra Maestra era Fidel Castro Ruz futuro propietario de la Isla de Cuba el día 12 de julio de 1957, lo que próximo a cumplir 57 años de esta cita los cubanos no pueden ni tan siquiera pensar, es por ello que el pueblo cubano atraviesa una situación marcada por la incertidumbre, donde no logra una dependencia política y económica, estando a merced de los designios del régimen totalitario quien lo privó desde sus inicios de la cultura adquirida a través del tiempo y que era trasmitida de padres a hijos, de abuelos a nietos, haciéndole perder valores hereditarios y espirituales, que hoy en la actualidad observamos en la actuación de una inmensa mayoría de los pobladores, donde el respeto, consideración y amor al prójimo ocupa un lugar secundario, influyendo de forma negativa y directa en los niños y jóvenes.
El rasgo de terror y persecución ideológica implantado por los seguidores de la doctrina marxista leninista penetró en todo y cada uno de los hogares trayendo como consecuencia desavenencias entre sus integrantes, creando fricciones con las diversas tendencias religiosas apareciendo el status de débil ideológico, siendo así como abruptamente eliminan las tradiciones que identificaban la sociedad, provocando con ello un cambio radical que posibilitó la imposición de sus designios, a tal grado que en los hogares cubanos fueron sustituidas las imágenes de Jesús Cristo y la Virgen María, efigies como la de San Lázaro y Santa Bárbara por otras como la de Fidel Castro, Ernesto Guevara y Lenin, por solo citar algunas.
Frases como ¡Dios bendiga nuestro hogar! fueron eliminadas y en su lugar aparecieron consignas como Patria o Muerte y Aquí no se rinde nadie, esto dice bien a las claras que desde la Sierra Maestra se venía gestando un duro golpe a las ideas de implantar una democracia verdadera que no se estaba luchando por la restauración de los derechos civiles y humanos del pueblo cubano, se estaba fraguando las bases mediante la manipulación y desinformación para imponer un sistema totalitario.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada