viernes, 9 de mayo de 2014

Lo que el viento se llevó



Hoy tengo el honor de presentarles un artículo de Antonio Esteban González Ramos, quien es el Delgado Provincial del Partido 30 de noviembre en Santiago de Cuba. Creo que este político escribe muy bien, por eso le he dado este espacio en mi blog y a partir de ahora mis lectores podrán aprender de este hombre y su visión de los problemas más graves que aquejan a la sociedad cubana.
Aquí les dejo con la primera de sus colaboraciones:


Lo que el viento se llevó. 


Antonio Esteban Gonzáles Ramos,
Periodista Independiente
Teléfono: 53087889 (móvil) – 637286(fijo)


 
Si algo ha caracterizado desde sus inicios al régimen implantado en Cuba son sus rasgos fundamentales como dictadura totalitaria, teniendo como premisa fundamental manipular la existencia de todos los ciudadanos y así asegurar su permanencia en el poder, estableciendo toda una serie de eventos que dan margen a la aplicación de medidas preconcebidas que no son del dominio público al estar estratégicamente diseñadas para crear espacios en que puedan implementar nuevas fórmulas de control y represión, esto le permite el absoluto dominio sobre la propiedad estatal al tener centralizado todos los medios de producción anulando así el estado de derecho donde la soberanía no radica en el pueblo ni en la ley, estando a expresa voluntad arbitraria de un dictador que todo lo que hace y realiza es a su favor.
Muestra de ello lo constituyen los lineamientos de la política económica y social del Partido y la revolución con lo cual se ejerce un absoluto control sobre la sociedad creando un voluminoso aparato burocrático que le permitirá mantener en un puño a todos los ciudadanos consolidando más aún su política.
La abolición del pluralismo político dio paso a la creación de un partido único como forma de gobierno para de esta manera facilitar la implantación de leyes que favorecieran sus intereses hegemónicos, es así como la población ha sido encadenada por más de cinco décadas siendo sus derechos ignorados por la cúpula gobernante y arrastrada a un camino angosto y difícil en un orden político y económico que lejos de favorecerla la asume cada día más en una eterna pesadilla donde la escasez y limitaciones resultan agobiantes, suscitándose factores de incidencia en esta situación provocados por una errónea concepción política que ha creado la apatía y desmotivación a la actividad laboral por la insuficiente remuneración salarial así como las trabas burocráticas y administrativas, cabe destacar como un país eminentemente agrícola ha perdido la cultura en tal aspecto, resultando una aberración para la inmensa mayoría de la fuerza laboral, tierras ociosas plagadas de malas hierbas, fincas abandonadas y la emigración hacia la cuidad del campesinado conforman el panorama de la agricultura.
 
Citar para tener una idea de la precaria situación que presenta este sector, el estado saludable en el quehacer económico hace 58 años atrás, en 1956 cuando las seis provincias de aquel entonces florecían por sus logros productivos, por lo cual tomamos al azar una de ellas “Las Villas” ubicada en la parte central del archipiélago cubano y que en 1953 su población era de 1 030 162 habitantes de los cuales el 49.7 % era rural, entre los 32 términos municipales en que estaba dividida, en el año que nos ocupa se produjo la cantidad de 9 336.4 millones de sacos de azúcar de 250 libras, en el tabaco 34.173 millones de libras, el café 70.9 millones de libras, llegando a tener 474 800 cabezas de ganado para una percápita de 0.94 por habitantes, cubriendo el 83 % de arroz producido nacionalmente, así como en el 1952 contaba con 320 000 cerdos, estos resultados en la actualidad constituyen una meta inalcanzable sirviendo de diferencia para afirmar que no será una tarea de alcance inmediato al no existir condiciones para ello y solo se obtendrá cuando la dirección del país ponga los pies sobre la tierra pues solo con una transformación donde se reconozcan los errores y desaciertos dará cabida al cambio de pensamiento y que la tierra y los frutos, el bienestar que se generan sean del goce y disfrute de quienes trabajan y que sin trabas y desaciertos la población reciba estos productos que necesariamente apremian.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada