lunes, 21 de abril de 2014

Regresan las Peñas del CEEDPA




Ese hombre que ven ustedes en la foto carga con una enorme cruz: es negro y oriental. Fue perseguido, golpeado, vejado en plena vía pública hace unos pocos días en el Parque “Fe del Valle” ubicado en Galiano y San Rafael, provincia Habana. Un hombre que es rodeado por un enjambre de oficiales de la Policía, un pueblo que observa inmutado la atrocidad pero que no sabe qué hacer, dónde acudir, a quién plantear una queja y recibir una justa respuesta.
Esta es la realidad a la que nos enfrentamos en Cuba. La oposición, salvo algunas excepciones, recorre el camino equivocado: en su mayoría ha optado por las denuncias y las manifestaciones sin contenido social. 
Por otra parte las giras han dado oportunidades pero no han aumentado nuestra influencia en nuestro país: ante nuestros vecinos seguimos siendo los “contrarrevolucionarios” o los opositores con tintes de agitación.
La solución para revertir esta penosa situación está en nuestras manos, no requiere de cuantiosos recursos y sí de mucha inteligencia y valor. Hay que estar en las calles pero para llevar un mensaje que cale en la gente. Somos parte del pueblo, no somos ajenos a sus penurias que son también las nuestras, entonces qué ocurre?
Ya el Centro de Estudios Estratégicos para la Democracia Proactiva “José Ignacio García Hamilton” trabaja en el tema y ha retomado la realización de Peñas en lugares céntricos de Santiago de Cuba. Hablaremos de la violencia, de la corrupción, de las carencias que nos agobian cada día, de la discriminación contra negros y homosexuales. Hablaremos por qué no de las “deportaciones”, de cómo los cubanos somos ilegales en nuestra propia tierra. Tocaremos todos los temas, todas las problemáticas de la Cuba actual.
Ajenos a la consigna y al chanchullo, apostamos por la organización y preparación intelectual de todos los miembros de nuestra organización. Apostamos por la comprensión y el debate e invitamos a todas las organizaciones opositoras a seguir este camino que nos llevará a convertirnos en los representantes del cubano de a pie. Sólo por este camino podremos acabar con el mito que nos margina y nos encierra.
Cada martes intentaremos ganar nuestro espacio, en una sociedad que espera por nosotros.



No hay comentarios:

Publicar un comentario