martes, 25 de marzo de 2014

La estrategia




A veces me pregunto cuál será la estrategia perfecta para cambiar lo viejo por lo nuevo. La respuesta no siempre es fácil de encontrar, porque existen muchos intereses en juego, mucha gente que quiere ver su nombre brillar.” El problema de Cuba es de los cubanos” dicen unos con una hipócrita frase que hiede a falso nacionalismo. El asunto de Cuba es de todo el mundo. Todos somos cómplices de las tiranías mientras exista una sola en nuestro planeta.
LA OEA, la ONU, la Unión Europea, todos son responsables de lo que ocurre hoy en Cuba. De algún modo todos somos un poco culpables del desastre cubano. Claro que no todos cargamos con la misma cuota de culpa.
He decidido que esta semana tocaré cada puerta de mi barrio para repartirles a mis apáticos vecinos la cuota de culpa que les toca por tanta corrupción, tanta traición a la memoria de nuestros mártires, tanta desidia oficial, tanta intolerancia, tanta mierda.
Quería cuidar del lenguaje, quería decir cosas muy lindas hoy pero me es imposible. Prefiero decir las cosas tal y cual las siento. NO quiero incorporarme a la fila de los hipócritas. NO quiero ser más de lo mismo, más de aquello que alguien experimenta en sus cocinas.
Todos los cubanos debemos dejar la indiferencia y seguir el modelo de los valientes, debemos ser gente que aspira,  gente que quiere convivir en paz pero sin hipocresías, sin ver como golpean a una Dama de Blanco o a un hombre que protesta por sus derechos violados.
SER ALGUIEN!

1 comentario:

  1. Solo hay que hacer una cosa, una sola cosa y es derrocar y castigar a la familia Castro Ruz y su grupo.

    ResponderEliminar