viernes, 22 de marzo de 2013

“Segundo Aniversario y mayor inseguridad en las Vías”.

Foto de Archivo
Habana, 22 de marzo del 2013/ Ernesto Antonio Vera Rodríguez/ La Ley No. 109 “Código de Seguridad Vial” entró en vigor el 16 de marzo del 2011 con el vaticinio de una considerable reducción en los accidentes, sin embargo la realidad ha puesto sobre el tapete algo que no abordan los medios oficialistas: lo ineficaz de la norma. Hacen sólo unos días la Ley cumplió su “Segundo Aniversario” y nada indica que su aplicación se traduzca en una mayor seguridad vial.
Compuesto de unos 53 artículos el cuerpo legal introdujo nuevos conceptos relacionados con el exceso de velocidad y conducir bajo la ingestión de bebidas alcohólicas. Pero quizás lo más audaz puede encontrarse en la intención de crear un sistema de escuelas de educación vial, la inclusión de derechos y deberes para los peatones y pasajeros, así como la cuantía de las multas. Justo en el “Segundo Aniversario” hubo que lamentar la pérdida de tres vidas humanas en un accidente ocurrido el 16 de marzo en el municipio holguinero de Mayarí, cuando un camión para el traslado de pasajeros se volcó. Las causas de la tragedia fueron: el consumo de bebidas alcohólicas y el mal estado de la carretera. El mismo día 16 de marzo pero en horas de la noche otro accidente de tránsito acaparó la atención de los medios pues una de las víctimas fue el lanzador Yadier Pedroso que integró el equipo que representó a Cuba en el III Clásico Mundial de Beisbol. De acuerdo con las Estadísticas de la Comisión Nacional de Seguridad Vial los accidentes de tránsito siguen constituyendo la primera causa de muerte entre los cinco y 18 años de edad. Los mayores cuestionamientos deben recaer no sólo en la norma aprobada sino en los funcionarios encargados de velar por su cumplimiento, toda vez que la efectividad de un cuerpo legal implica el reconocimiento por parte de sus destinatarios, y una norma es ineficaz cuando no alcanza los fines para los que fue dictada. La eficacia no es sólo la medida en que se alcanzan los objetivos propuestos sino la actuación para cumplir tales objetivos. En Cuba la aprobación de las leyes no están precedidas de un proceso de discusión sincero que parta de la base y muchas veces los estudios que se realizan carecen de rigor científico a lo que debe añadirse la corrupción policial que impera en las calles, la cual trae consigo el incumplimiento de lo legislado: causas de una mayor inseguridad en las vías. Twitter: @ErnestoVeraRod email: loynaciano@yahoo.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada