sábado, 26 de enero de 2013

Una semana súper triste, una tarea que continúa y más de mis fotos privadas.





Esta ha sido una de las semanas más tristes de mi vida.
Confieso que luchar por la democracia es tan duro como el tratar de sobrevivir en un mundo cada vez más lleno del sol que ilumina menos.
Hay mucha inexactitud en casi todo lo que se dice de Cuba. Y es que aquí hay de todo, lugares donde usted piensa encontrar un espacio democrático y se topa con más de lo mismo. Los motivos que una vez lo llevaron a romper totalmente con lo caduco permanecen intactos en los lugares donde se dice que la democracia reina.
La democracia es una palabra que le queda muy grande a muchos dentro y fuera de Cuba. Le queda grande a los que salieron de una prisión para convertirse en réplica del hombre que los arrojó un día a la oscuridad. Le queda grande a los que se hacen llamar mentores del disimulo. Le queda grande a los que tienen un discurso de libertad y cuando se encierran en una cómoda oficina censuran todo aquello que se sale de lo pautado a espaldas de mi pueblo.
Tengo mucho que contar y es posible que comience por publicar un libro, aunque sea difícil encontrar un editor, por suerte tengo mi blog y todo el mundo del internet para divulgar la verdad de una lucha que lleva más de 100 años: la lucha por  lograr que la fraternidad y el respeto al derecho ajeno sean los pilares sobre los que se funde nuestra nación.
Yo no quiero salir de una dictadura para meterme en otra dirigida esta vez por un ex preso, un ex presidiario o un ignorante. Yo jamás votaría en elecciones libres por un ciudadano que tenga más de 60 años. No toleraría que un mentor de la diplomacia venga a trazarme pautas o a censurarme por decir una verdad o reproducir la ajena.
Desde que decidí luchar contra la doble moral y el totalitarismo he visto de todo: gente que se escuda en un título, no universitario, para obtener privilegios, otros que acceden con privilegios. Yo no quiero seguir viendo eso, yo lucho contra los privilegiados, contra lo que no me sepa a igualdad. No he luchado para codearme con lo mismo de antes, para ver vacas sagradas en un bando y en otro, para que entelequias  se erijan en líderes y mientras eso ocurre el pueblo allá afuera es pisoteado o ignorado en una represión que no se reporta con tonos sensacionalistas. Y esa represión es mucho peor, y esa gente allá fuera necesita de personas inteligentes que les muestren cuál es la forma de lucha para salir de la dura realidad o transformarla.
Estoy cansado de escuchar a los “amigos” que cuando los necesitas no les ves ni los talones. Estoy harto de la gente que en Facebook promueve campañas por la liberación de este o aquel pero son incapaces de dar 10 dólares a quien lo necesita para comer. Cuánta hipocresía se alberga dentro y fuera. Por eso hace meses dejé a un lado lo de las organizaciones y me propuse crear un blog para decir lo que yo quiera, de manera independiente promover lo que me da la gana, poder hablar con desenfado, poder ser LIBRE.
Y esa libertad tiene su precio, que te cierren las puertas en algún lado, que alguien te censure o acuse, pero es bueno ser libre aunque solo sea en el ciberespacio. Y pienso que si fallo o triunfo al menos habré hecho las cosas en que creo. Y en eso consiste la felicidad. No me gusta medir los versos ni alargar lo que ya no da para más.
Es muy triste ver en la web a opositores que están luchando dentro y se ven en la necesidad de pedir dinero, de pedir recargas de teléfonos mientras a otros les sobra para cosas tan insensatas y banales. Pedir no es deshonra, pero por qué nos vemos muchos en esa necesidad de solicitar lo que debiéramos tener a manos llenas para llevar a cabo proyectos.
Si como dicen algunos nuestra lucha debe ser pacífica por qué entonces hay que mendingar cosas tan básicas. No he visto ni a los Estados Unidos ni a la Unión Europea titubear o regatear cuando han tenido que dar millones o miles de millones para apoyar con armas a opositores que luchan para derrocar a una tiranía.
Si la lucha en Cuba es pacífica, si así lo reconoce hasta el Parlamento Europeo a qué se debe que los opositores en Cuba pasemos hambre, no tengamos recarga en nuestros móviles, tengamos un acceso a Internet tan reducido, se entreguen premios inmerecidos a la misma persona que no sale a las calles que no lanza ni un tiro de frijoles negros y solo habla del latón de basura de la esquina.
Qué se hacen los millones de dólares aprobados por el Congreso de los Estados Unidos en favor de la democracia en Cuba, quién coge todo ese dinero y a quién los distribuye?
Por qué se hace el silencio en torno a temas apremiantes mientras se divulgan hasta la saciedad obras de teatro de tanques pensantes con faltas de ortografía en sus pesadas gomas.
Nada esto es para empezar.
He tenido una de las peores semanas de mi vida, con un fin de semana que muestra el silencio cómplice de la injusticia. Pero muestro a ustedes fotos de instantes en que fui muy feliz. A mis fieles les digo que nunca se rindan que como yo tengan la verdad como único premio y que saquen siempre de su fuerza interior para enfrentar lo duro de la vida. Dios siempre estará contigo, el vela por todos nosotros…. (Continuará).









3 comentarios:

  1. "Yo no quiero salir de una dictadura para meterme en otra dirigida esta vez por un ex preso, un ex presidiario o un ignorante."
    Muchos cubanos piensan como UD , es simpre mejor un culto Abogado del Diablo q por 50 años ha prometido una Revolución que no ha nunca existido.....Mejor un hipocrita conocido q arriesgar en la caotica DEMOCRACIA.....
    saluti desde Italia

    ResponderEliminar
  2. "No he luchado para codearme con lo mismo de antes, para ver vacas sagradas en un bando y en otro, para que entelequias se erijan en líderes y mientras eso ocurre el pueblo allá afuera es pisoteado o ignorado en una represión que no se reporta con tonos sensacionalistas. Y esa represión es mucho peor, y esa gente allá fuera necesita de personas inteligentes que les muestren cuál es la forma de lucha para salir de la dura realidad o transformarla"...Me encanto esta parte, y tienes mucha razon, muchos llevamos rezagos de los que nos enseño la dictadura, parte del exilio se ha vuelto otra dictadura fuera de la isla...seguimos esperando esa Cuba Libre...un dia sera..un saludo

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias Cubabella. esa fue una de las semanas más tristes pero a la vez me sirvió mucho en mi lucha contra el totalitarismo.
    Y todo lo que expresé lo hice con la mayor sinceridad. Así soy yo siempre. Odio la doble moral y la hipocresía de aquí y de allá.
    Gente como tú que me leen a diario me impulsan a continuar con este intento de mostrar a todos la verdadera Cuba.
    Ele xilio debe abrir ya sus ojos antes que sea demasiado tarde
    UN saludo fraternal de Ernesto Vera
    puedes comunicarte conmigo a través de mi email: loynaciano@yahoo.es

    ResponderEliminar