martes, 6 de noviembre de 2012

¿Por qué no se habla nada de la Alianza Democrática Oriental?








Hace poco más de un año y medio que estuve en Guantánamo, invitado por la alianza Democrática Oriental, para impartir una Conferencia sobre el uso político de la ley, la ley de procedimiento penal y su aplicación en Cuba. Allí tuve el honor de conocer a Rolando Rodríguez Lobaina, Ariel Arzuaga y a Rogelio Tavío entre otros valientes luchadores por la democracia.
Estaban los representantes del Partido Democrático 30 de noviembre y Concilio Cubano. En aquellos momentos no existían divisiones ni grandes fricciones entre los principales líderes de Oriente, se trabajaba mucho, nos apoyábamos mutuamente, y el resultado era tangible.
Hoy Rogelio Tavío y Ariel Arzuaga se encuentran en injusta prisión. Ellos merecen que la prensa acreditada en Cuba dedique más páginas a ellos y presionen así por su liberación.
Cada vez que leo el Nuevo Herald hablando de lo mismo y las mismas personas me pregunto quién dirige a un periódico como ese.
Historias absurdas o ridículas como la de la “huelga de hambre” de Martha Beatriz Roque que al final fue desmentida públicamente. A ella el Nuevo Herald le dedico una primera plana con una foto que a la legua se veía era un montaje. Luego el Herald se embarcó en otra news la hija del ex Ministro de Economía Marino Murillo a quien quisieron dibujar como una exiliada, cuando realmente la hijita de papá solo había escapado del pantalón de papá para llegar a los pantalones del marido que se encontraba en Florida.
Luego el Herald dedicó sus páginas al rumor 19 8976 sobre la muerte de Fidel Castro, mientras ocurrían otras noticias de mayor relieve. Y en días  recientes los editores del Granma de Miami han encontrado una nueva para sus lectores: convertir en celebridad a un ex coronel del Ministerio del Interior que vive hoy en la Florida a pesar de las innumerables denuncias que hay en su contra. Sin dudas el Nuevo Herald le hace el juego a la tiranía. Por qué el Nuevo Herald no ha dado la cobertura necesaria al encierro de Rogelio Tavío (Guantánamo) y Ariel Arzuaga (Bayamo).
La Alianza Democrático Oriental es la organización opositora de mayor fuerza en el Oriente, sus miembros necesitan de un mayor apoyo o se corre el riesgo de que haya una merma considerable en sus filas.
Rolando Rodríguez Lobaina es un líder que sale a las calles sin descuidar la preparación de sus hermanos. El goza de un prestigio sólido, que no se desinfla. A él nadie lo construyó en una oficina de Miami o de Europa. Él ha sufrido prisión en múltiples ocasiones, pero aun así no se ha endiosado sino que por el contrario sigue luchando como el primer día. Usted nunca ve a Lobaina en peleas intestinas o en chanchullos políticos. Por todas esas razones la Alianza Democrática merece todo nuestro apoyo. Dios bendiga a estos dos líderes sin par: Lobaina y Tavío. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada