jueves, 18 de octubre de 2012

Cambios fuera del debate.




Para algunos, el hecho de que el tema Cuba no haya figurado en los debates de los candidatos a Presidente y Vicepresidente de los Estados Unidos es una mala señal. En el partido republicano Romney y Ryan no han mencionado una sola vez la palabra Cuba.
Y aunque en política los discursos o debates deben ser tenidos muy en cuenta porque suelen ser la base de los programas de un candidato bien posicionado, ésta es la ocasión perfecta para enviar una buena señal o un claro mensaje a los que dentro luchamos contra el totalitarismo: los cambios deben y tienen que ser diseñados por sus propios protagonistas.
Ya hemos visto debates concertados entre Obama – Romney, y Biden – Ryan. No ha existido una arenga o una advertencia al tirano de turno en Cuba, las promesas o las críticas  – en este sentido - han estado ausentes. Pueda que el tema cubano no tenga una prioridad en políticos que deben mostrarse convincentes ante un electorado un tanto indeciso pero que está siendo muy claro en que su representante será aquel que maneje mejor los temas nacionales.
Por otro lado, vemos cómo la oposición cubana aún no está realizando los cambios en su accionar que le lleven a un mayor contacto con el pueblo y esto a su vez está siendo hábilmente manejado por el régimen para desacreditarnos ante los que pueden apoyarnos en nuestra lucha por los valores democráticos.
Independientemente de quién gane las elecciones en noviembre, la libertad en Cuba debe dejar de ser un tema de campaña en políticos de otras naciones y a su vez debe convertirse en la conversación que sostengamos con nuestros vecinos, en nuestra propia comunidad. Nuestra comunidad es el espejo más fiel de las carencias y anhelos de nuestro pueblo.
Más bien la alerta debe estar en cada líder de los movimientos que luchan contra Castro, revisar las estrategias que se emplean.  Trasmitir la imagen de una fuerza unida dispuesta a todo y que logra avances; vale más que un puñado de noticias que sólo generan lástima comedida. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario