jueves, 11 de octubre de 2012

Allí está el culpable de la muerte de Oswaldo Payá.


Habana 11 de octubre del 2012.




Una sentencia no es solo un documento donde los jueces emiten su valoración para cerrar un proceso penal sino la guía más fiel para hacernos entender los verdaderos hilos conductores de un caso que roza lo extraño.
 El pasado viernes 5 de octubre escuchamos en el Noticiero Nacional de Televisión que el juicio contra Ángel Francisco Carromero se llevó a cabo en el Tribunal de Bayamo, con la cobertura de la prensa extranjera acreditada en Cuba.
Se dice que el acusado y la abogada de la defensa contaron con todas las garantías procesales. Se dijo que el juicio quedó concluso para sentencia, la cual será notificada a las partes en los próximos días.
Se dijo también que la Vista Oral había sido pública y he aquí la primera mentira, pues ya es conocido por todos la cantidad de opositores al régimen detenidos cuando justamente se dirigían al Tribunal de Bayamo para asistir al juicio. Entonces ¿para quién fue pública esta audiencia? La respuesta es fácil y marca una notable diferencia entre el proceso seguido a los cinco espías de la Red Avispa, quienes sí contaron con un juicio público e innumerables Recursos para impugnar su condena.
Hay mucha gente que no le da importancia a la Sentencia que se notificará a Ángel Carromero, y cometen un grave error porque es justamente ese documento el que nos dirá quién fue el culpable de la muerte de Oswaldo Payá y Harold Cepero.
Algunos especulan con la idea de que Carromero cumpliría su condena en España, pues eso también nos puede decir si fue un mero accidente o un Asesinato lo que acabó con la vida del promotor del Proyecto Varela.
Aquí van las claves para entender lo que digo:
1 – El régimen siempre ha expresado en sus versiones que la señalización en el lugar de los hechos era la adecuada; que se trató de un accidente; que el culpable es Ángel Carromero; que cuenta con testigos para apoyar su tesis.
2 – La Fiscalía pide una condena de 7 años de privación de libertad mientras que la Defensa alega que no hubo delito alguno y que por tanto Carromero debe quedar en libertad.
3 – Hay una parte considerable de los medios de comunicación en el exterior que encuentran muy extrañas las circunstancias en que falleció Oswaldo Payá.
4 – El gobierno español ha prestado una especial atención a este caso y confía en el desenlace positivo del mismo.
 Ahora bien, el régimen castrista conoce bien que éste no es un caso común de los que tanto ocurren cada año en Cuba. Este no es un simple accidente de consecuencias meramente estadísticas.
Entonces, si las señales de tránsito no existieron o no fueron las correctas, si la carretera que nos lleva hasta la provincia de Granma no es más que un camino repleto de baches, si Carromero condujo el auto de manera prudente: el culpable sería el gobierno de Cuba, que lo tramó todo desde el principio para deshacerse  de uno de los principales líderes de la oposición.
Si la sentencia nos lleva a un lugar distinto y se tipifican los hechos como un Homicidio entonces estaríamos en presencia de un espaldarazo a la versión oficial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario