lunes, 17 de septiembre de 2012

Una huelga inútil


Martha Beatriz Roque Cabello


Algunos le llaman la dama de hierro de la oposición cubana, otros destacada economista, y así epítetos van y vienen.
Lo cierto es que Martha Beatriz Roque con su avanzada edad está poniendo en riesgo una vez más su credibilidad.
Ahora inició una huelga de hambre exigiendo la liberación de un opositor y en respuesta a los saqueos de la Policía Política en la zona oriental.
La verdad es que cada cual hace con su cuerpo lo que le parezca. Pero no es la huelga de hambre lo que desmorona una dictadura como la cubana, sino el contacto efectivo con el pueblo. Y es justamente eso lo que estos
“tanques pensantes de la oposición” no comprenden. A pesar de haber sufrido una cruel prisión y de la madurez política que supuestamente debiera tener Martha Beatriz Roque ha olvidado que Raúl Castro está sentado sobre un charco de sangre y sobre esa sangre ha erigido un monumento que desprecia la libertad y la vida de millones de cubanos.
Si los huelguistas mueren que pasara?
Habrá en Cuba una intervención de la OTAN?
Acaso se reunirá el Consejo de Seguridad de la ONU?
Nada de eso ocurrirá. Ya veremos a los diarios durante los primeros dos meses hablando de los disidentes fallecidos y al Parlamento Europeo emitir declaraciones y más declaraciones de condena con las que el régimen de la Habana se limpia y ríe.
Y por otra parte como casi nadie en el pueblo conoce a estos líderes y activistas, no existirá una reacción popular en las calles.
Entonces cuál es el verdadero sentido de esta huelga?
Acaso ganar protagonismo? Acaso un intento desesperado por llamar la atención?
Si seguimos por este camino trillado nada lograremos y el sufrido pueblo cubano seguirá siendo víctima de la opresión, el hambre, la miseria.
Ya ha habido otras huelgas como las de José Daniel Ferrer hace unos meses mientras se encontraba detenido en la Unidad de Operaciones Versalles, una huelga que no llegó ni a las 72 horas y luego la de Andrés Carrión reclamando pertenencias que le había “robado” la Policía Política y que depuso sin dar una explicación siquiera
Todos los días huelgas y más huelgas, mientras, allá afuera, el pueblo sigue sin conocernos, sigue sin ver nuestras propuestas y sigue en la misma apatía que nosotros mismos de algún modo ayudamos a fomentar.
No son las huelgas, es la calle y el trabajo inteligente lo que debilita a un tirano.
Sé que algunos dirán que soy del G2 la verdad ni me interesa que digan si es del G4 ni del G6 porque yo soy un luchador por la democracia y he llevado a los tribunales a los que me han repudiado cosa que nadie había hecho antes en Cuba desde 1959. He sufrido prisión, ataques físicos y torturas físicas y psicológicas.
Como cualquier cubano me he acostado noches sin comer, sé lo que es el hambre, y por sobre todas las cosas: NO LE TEMO NI A LA TIRANIA NI A LOS FALSOS DEMOCRATAS que son iguales a que los Castro. Así que seguiré escribiendo en mi blog con entera libertad, la misma libertad de expresión que todos deseamos.

1 comentario:

  1. Mientras el irrespeto,la descalificacion entre ustedes,y el deseo irrestricto al protagonismo se destierre entre ustedes,el castrismo estara ahi inmovible y mas sangriento y represivo,no dudo que seas un genuino luchador,pero descalificando e irrespetando a otros que se han ganado un incuestionable lugar en la historia de la oposicion cubana,solo lograras hacerle el juego a los castristas,has lo tuyo,y no critiques a quienes creen que sus ideas y acciones son genuinas,RESPETA PARA QUE TE RESPETEN.
    AGUSTIN MIRANDA RODRIGUEZ

    ResponderEliminar