lunes, 24 de septiembre de 2012

Llueve sobre mojado

Habana, 18 de septiembre del 2012.

Es muy dificil aceptar que llueve sobre mojado, sobretodo si es en politica.
Desgraciadamente aqui en mi tierra eso mismo esta ocurriendo en todos lados.
Los comunistas en lo mismo de siempre, mintiendo y asegurando que el mañana sera mejor. Dicen que están construyendo una sociedad más culta pero no es ni el jazzz o el bolero lo que se escucha en las emisoras radiales.
Por otro lado una oposición anclada en el pasado pierde su oportunidad de mantener un contacto con el pueblo y las acciones que realizan no asustan ni a un canario. Todo se vueleve: huelgas aisladas, declaraciones, comunicados, recogidas de firmas, o caminatas por cualquier zona de la ciudad o el campo. En fin que te acuestas y despiertas escuchando la misma cancion, la  misma vieja historia. Y no es que se haya acabado el ingenio sino que el acomodo de los viejos y la  incompetencia de los poderosos nos hacen cada dia más débiles frente a los Castro.
Allá, allá a lo lejos un exilio que da de comer a las mismas aves de siempre, las que han fracasado, las que no han derrocado ni al arbol de la esquina.
Pero tenga usted mucho cuidado, porque si decide seguirme por este blog o hace críticas parecidas a las que yo hago cualquiera puede acusarlo de ser un agente castrista o un mercenario, todo esta en dependencia de a quien vaya dirigida su crítica. Y las consecuencias pueden ser muchas: puertas cerradas en algun lugar, amenazas o alguna golpiza.
Entonces de qué libertad de expresion hablamos, de la misma que los Castro han suprimido por más de cinco decadas.
Es muy dificil vivir en Cuba, dificil dialogar con los comunistas y dificil convivir con personas que dicen luchar por la democracia pero que no toleran ser cuestionadas por su aval de legendarios prisioneros o tanques pensantes de la Nada.
Hoy en dia, en la Cuba mia, usted no debe asombrarse de nada, pues las amenazas pueden llegarle de cualquier lado, a veces pienso que el comunismo ha hecho tanto daño que sus tentáculos antidemocráticos han salpicado y contagiado al 70 u 80 por ciento de la población.
Por suerte no tengo miedo ni a unos ni a otros y seguiré diciendo lo que pienso. Nunca he sido un santo pero tampoco permito que me coloquen en un pedestal de héroe o de leon cuando ni sé rugir ni he ganado batalla alguna en esta guerra que lleva ya demasiado tiempo.
Cada dia que pasa es mas dificil escribir en los tiempos del cólera y el dengue.
Dios les bendiga a todos.
A aquellos que me quieren y apoyan y a los enemigos que me encuentro en este lugar.
A todos
Paz.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada