martes, 11 de septiembre de 2012

El gran ganador en el diálogo de paz




El diálogo de paz entre el gobierno colombiano y las FARC ha traído consigo muchas expectativas acerca de sus resultados, paralelamente un gobierno mira con una sonrisa el triunfo de la mediación.
Es cierto que otras iniciativas de paz han fracasado, una de ellas fue el proceso de San Vicente de Caguán emprendido por Andrés Pastrana en el año 1998, solo que en aquella ocasión el gobierno colombiano no era tan fuerte en lo militar ni en lo político, y por otro lado las FARC no se encontraba tan debilitada como ahora. Todo proceso de paz llega consigo una fuerte dosis de propaganda que en no pocas ocasiones son aprovechadas por los actores del evento político.
En este caso será el régimen cubano uno de los mayores beneficiarios debido a la influencia que por años ha ejercido sobre el movimiento guerrillero a quien ha financiado de manera regular. Raúl Castro se las está dando de garante de un proceso de paz sin seguridad, y he aquí la clave para entender el éxito de uno de los mediadores.
El actual proceso de paz aunque abarca puntos importantes del conflicto no resuelve todos los temas en disputa y ya desde sus inicios se conoce que existe una falta de tregua, serios obstáculos para la Reforma Agraria y un aumento del narcotráfico.
Es precisamente el narcotráfico lo que sostiene a todos los grupos ilegales armados en Colombia. Esto lo conoce el gobierno cubano pero así y todo sirve como sede a unas extrañas conversaciones que en definitiva favorecerán a los integrantes de las FARC quienes de concretarse un acuerdo se “transformarán” en actores políticos, saldrán en las cadenas de televisión nacional ya no como terroristas sino como integrantes de un partido político. Por otra parte el régimen castrista saldrá ganando no sólo dando una imagen de un mediador efectivo sino que dejará de enviar recursos a una guerrilla que ya no tiene posibilidad alguna de un triunfo por la vía violenta.
Y es que en tiempo de crisis ya no es un negocio rentable financiar a un movimiento que no alcanza el poder en breve tiempo, ni seguir siendo señalado como protector de secuestradores.





No hay comentarios:

Publicar un comentario