lunes, 7 de mayo de 2012

El necesario contacto con el pueblo

Continúan detenidos tres opositores del medio centenar que intentara realizar una marcha el pasado viernes 2 de diciembre en Palma Soriano.

José Daniel Ferrer, Ángel Moya y Agustín Cervantes permanecen incomunicados en cárceles inmundas, sin que se les haya instruido de cargos. La Policía Política no ha permitido que sus familiares les visiten, violando así la ley de procedimiento penal cubana.

Aproximadamente 50 opositores intentaron reactivar la marcha a la cual denominan “Boitel – Zapata Vive”. Es la segunda vez que el régimen aborta esta iniciativa pero en esta ocasión el exceso de la fuerza empleado contra los manifestantes fue mucho mayor a tal punto que algunos requirieron asistencia médica debido a las lesiones causadas.

Según fuentes familiares y de la oposición, la marcha no logró realizarse debido al operativo policial montado desde el día anterior.

Aunque reconozco el valor de todo cubano que desafíe a un gobierno totalitario, también es un hecho cierto que las denuncias generadas a raíz de la marcha frustrada solo despiertan lástima y no dan la impresión de un fuerte movimiento.

Todas las dictaduras tienen sus puntos débiles. No quiere esto decir que podremos acabar con el sistema imperante sin mayores riesgos sino que el atacar las debilidades siempre tendrá mayores probabilidades de éxito que combatir la dictadura en el frente donde ella es más fuerte.

La pregunta es: ¿conocen esto las personas que hoy conducen la lucha en nuestro país?

Existen más de doscientos procedimientos de desafío político, sin embargo nos circunscribimos a las huelgas y las manifestaciones improvisadas o mal organizadas.

Los resultados de esta visión reductiva han sido desastrosos y lejos de ganar adeptos en el pueblo e identificarlos con nuestros programas terminamos por alejar a los que más necesitan escuchar nuestro mensaje. Y es que no se llega a ningún lado sin representatividad social.

Algunos grupos no ven la necesidad de una planificación efectiva y son tan ingenuos que anuncian las marchas o actividades en lugares públicos hasta con una semana de antelación, a semejanza de los movimientos de indignados tan de moda en España o los Estados Unidos de América. Quienes aquí hacen estas convocatorias no distinguen las diferencias: el escenario no es el mismo, y no percibirlo además de malograr objetivos hace que el resto del mundo pierda confianza en nuestra capacidad.

Por qué ocurre que algunos líderes raramente trazan un plan estratégico efectivo. Por qué no adoptan las medidas encaminadas a romper tabúes y falsos mitos que el régimen ha construido para desacreditarnos.

Al pueblo no le inspiran las imágenes del derrotado. Ningún movimiento que se oponga al totalitarismo gana reconocimiento y apoyo internacional si no muestra resultados tangibles.

Nadie medianamente inteligente puede creer a estas alturas, que con las denuncias de siempre lograremos una intervención de la comunidad internacional; cuando hemos contemplado como suman miles los muertos en Siria y la ONU no ha dado un solo paso firme para acabar con la matanza de civiles.

¿Tendrá impacto en el pueblo decenas de opositores detenidos a los cuales apenas conoce?

¿Estuvimos en presencia de un acto desesperado como el de Mohramed Bouazizi (Premio Sájarov 2011) que tuvo repercusión mundial y despertó la conciencia de toda una región oprimida?

Lo ocurrido en Palma Soriano el pasado 2 de diciembre además de consumir inútilmente recursos que con tanto esfuerzo aportan nuestros hermanos en el exilio, provocó una represión que ante los ojos de la prensa resulta insignificante comparándola con la desatada en otras regiones; pudiera hasta contribuir a neutralizar acciones planificadas para este 10 de diciembre y nos deja el sabor amargo de saber que el régimen castrista ha impedido – una vez más – el necesario contacto con el pueblo.

 *Telef: 646333

No hay comentarios:

Publicar un comentario